11 de junio de 2019
11.06.2019
Automovilismo - Campeonato Gallego de Montaña

El mundo del motor se vuelca con Alexis Viéitez

Viéitez Sport abre una cuenta para recibir donaciones con el objetivo de volver a competir

11.06.2019 | 02:09
Vicente Viéitez, con el camión y los coches de competición de Alexis devorados por las llamas. // G.Santos

La tragedia ha tocado de lleno al mundo de rally, más concretamente al actual campeón gallego de montaña, Alexis Viéitez, de la Escudería Buxa Motor Poio. Un incendio en la madrugada del sábado el camión de Viéitez Sport comenzó a arder a las 5 de la mañana calcinando el vehículo así como los dos fórmulas que albergaba dispuestos para competir en Dumbría ese mismo fin de semana. El mundo del motor ha reaccionado y se ha volcado con el joven piloto de Tenorio que busca un milagro para poder seguir en la puja por sumar su cuarto campeonato gallego, una hazaña nunca antes realizada por un piloto de tan solo 23 años.

Pese a la catástrofe Viéitez Sport no se rinde. "Esto no puede quedar así, no se puede sacar del medio a Alexis de esta manera", señaló Vicente Viéitez, padre del piloto. Tras celebrar una reunión del equipo, han hecho los primeros movimientos para regresar a un campeonato gallego que lideraba hasta el pasado fin de semana, donde no pudo sumar y pasó a ser relegado al segundo puesto. Ya buscan un coche en el que seguir compitiendo. "Queremos volver a competir y ganar este título más que ningún otro, como si tengo que hipotecar la casa", indicó el padre del piloto con rabia ante las sospechas de que el incendio fuese intencionado para sacar de la competición a Aléxis.

Las reacciones llegaron tanto del mundo del deporte en general como del motor. El propio presidente del Federación Galega de Automovilismo, Iván Corral, ya se puso en contacto con el equipo para "ser los primeros en aportar 1.000 euros para que podamos buscar un coche para competir". Lo hará a través de una cuenta que Viéitez Sport acaba de abrir ayer y en la que todo el que quiera podrá aportar dinero para apoyar al equipo. Será a través de la cuenta ES 3702388280130700205715.

El constructor de fórmulas y autor de los vehículos de competición calcinados en el incendio, Paco Outeda, ya ofreció un vehículo que tiene en el taller a pesar de no ser tan competitivo como los que tenía Aléxis. Lo mismo por parte de Manuel Cabada, que puso a disposición del equipo un coche que todavía tiene sin acabar, para que el piloto pueda volver a la pista. "La reacción de la gente está siendo increíble, no tengo palabras para agradecer la cantidad de apoyo que estamos recibiendo, ni siquiera podemos responder a todos los mensajes que nos mandan", comenta Vicente.

El objetivo del equipo es volver a la competición el primer fin de semana de julio en Pontenova. "Todo lo que no sea estar ahí es acabar con las opciones de pelear por el título este año", señala el padre del piloto.

Susto de madrugada

"Acabábamos de cargar el camión a las dos y media de la madrugada para competir en Dumbria y la sorpresa fue a que a las 5 escuché un ruido muy raro y me levanté pensando en que habría sido un gato tirando algo o un grifo abierto, pero nada más levantarme y salir al pasillo de casa vi un resplandor enorme y vi el camión ardiendo", explicó Vicente Viéitez, padre del piloto. Según señala, rápidamente despertó a sus hijos y su mujer y Vicente y el propio Alexis cogieron dos mangueras para apagar primero el fuego en la propia casa que había pasado del camión de competición a la vivienda.

Cuando fueron conscientes de lo que estaba pasando, ya no había solución. El fuego se originó en una sala del camión forrada con madera, donde guardaban material técnico para disputar la carrera, pasando a la parte trasera donde estaban los dos vehículos de competición y a la cabina, así como a la parte de abajo, donde almacenan las ruedas. "Llamamos al 112 rápidamente, pero sucedió lo que es inexplicable en Tenorio, que teniendo el parque de bomberos de Pontevedra al lado, tuvieron que mandar a los de A Estrada, que no pudieron llegar hasta las 6 de la mañana", explica Vicente. Ya era tarde. El camión había sido devorado por las llamas, quedando solo su estructura en pie.

En total los daños provocados ascienden a los 120.000 euros, según señala Vicente. "Pero además de los materiales, son muchos años de sacrificio, sueños y noches sin dormir preparando el vehículo y los coches", indica el padre del piloto que señala que Alexis "está destrozado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas