El delantero barcelonista Ousmane Dembélé se rompió el bíceps femoral de la pierna izquierda durante el partido del miércoles ante el Olympique de Lyon y estará entre tres y cuatro semanas de bajas. El francés jugó los últimos veinte minutos del partido, en sustitución de Philippe Coutinho, después de que el técnico azulgrana Ernesto Valverde lo hubiera reservado por los problemas físicos que le obligaron a retirarse en el partido liguero frente al Rayo Vallecano. Si se cumplen los pronósticos médicos, Dembélé se perderá cuatro partidos de LaLiga (Betis, Espanyol, Villarreal y Atlético de Madrid) y podría estar listo para la ida de los cuartos de final de la Champions (10-11 abril).

Es el cuarto problema físico de gravedad que sufre el futbolista desde su llegada al equipo en agosto de 2017. Hasta entonces, la única lesión de importancia sufrida fue un problema en el músculo flexor de la cadera cuando jugaba en el Borussia Dortmund.

Fue un mes después de su fichaje por el club azulgrana cuando una rotura del tendón del bíceps femoral del muslo izquierdo, contra el Getafe, lo mantuvo apartado del terreno de juego durante 106 días. El jugador, de 21 años, fue intervenido por Sakari Orava en Finlandia.

Diez días después de reincorporarse, el delantero francés sufrió un desgarro muscular que le impidió jugar durante 26 días. A principios de año, el azulgrana sufrió un esguince ante el Leganés. Volvió algo más de dos semanas después.