Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Victoria balsámica y ahora llega el líder

El Pontevedra volvió a vencer lejos de Pasarón dos meses después y rompió con una racha de siete años sin imponerse en el derbi - La falta de puntería sigue siendo la asignatura pendiente de los granates

Los jugadores del Pontevedra durante un entrenamiento. // Gustavo Santos

Los jugadores del Pontevedra durante un entrenamiento. // Gustavo Santos

El del domingo no era un partido cualquiera. Como tantos derbis en los últimos años, el choque iba a marcar un punto de inflexión. Quien ganase adquiriría un subidón de moral. No solo venció el que más lo deseó sino el que, además, tuvo más acierto de cara a la portería rival.

Y es que sobre el campo de Barreiro, Pontevedra y Celta B exhibieron algunas de sus mejores virtudes, pero sobre todo, demostraron su falta de pegada en el área rival. Uno y otro dispusieron de diversas ocasiones para marcar, pero fueron los granates los que consiguieron llevarse el gato al agua con el gran tanto materializado por Borja Domínguez.

Un gol que vale más que tres puntos ya que supone para los de Luismi Areda acabar con su racha de derrotas a domicilio, donde no conseguían puntuar desde principios de diciembre. Además, le permite los de O Burgo rencontrarse con una victoria en el derbi con el filial celeste que no se producía desde la temporada 2012-13.

Tras el último empate cosechado en Pasarón, el choque contra un vecino que parecía haberle tomado la medida las últimas temporadas fue el escenario ideal para alejar cualquier atisbo de dudas en equipo que lucha por el play off. La victoria llegó como un bálsamo de aire para los granates, en forma de corrección del timón antes de recibir en casa al rival más fuerte de la categoría, un Fuenlabrada que lidera la tabla de forma destacada.

Falta de Gol

Sobre Barreiro los dos equipos dispusieron de buenas oportunidades para hacer gol, pero granates y celestes demostraron que ninguno de los dos equipos se encuentran en su mejor momento de cara a finalizar en el área rival.

El Celta B probó a Edu con lanzamientos exteriores y centros al área en los que casi siembre cabeceaba Ros desviado o era atajado por el guardameta de los lerezanos. Los locales tuvieron ocasiones para ponerse por delante e incluso para empatar el partido en el descuento, pero se encontró todas las veces en las que fue exigido con una actuación de Edu que da puntos.

Los granates también marraron ocasiones para adelantarse en el juego como la jugada ensayada que acabó con un tiro fuera de Kevin en el punto de penalti. Ya con el gol de Boja Domínguez, el equipo tuvo opciones de cerrar el partido, pero, contagiado por los locales, se mostró negado de cara a la portería rival y primero Romay y después Álvaro Bustos tras una buena dejada atrás de Pedro Vázquez no consiguieron mover el marcador. Una tarea a revisar de cara al partido contra un Fuenlabrada que no será tan indulgente como los celestes.

control del juego

En un encuentro con mucha alternancia de posesión, el Pontevedra supo leer el juego mejor que su rival, más apurado. Los granates fueron más precisos en el medio campo que su rival en su inicio, pero cuando el Celta B creció, los de Luismi Areda no se amilanaron y pese al creciente dominio en la medular de los celestes.

El once pontevedrés supo jugar a la velocidad que más le convenía, especialmente en el último cuarto de hora definitivo del enfrentamiento. Supo administrar su ventaja con posesiones largas, aunque sin renunciar a atacar, y mantuvo la concentración para no dejarse sorprender en su área.

Aportación invernal

Luismi Areda confió para su once a los dos nuevos fichajes del mercado invernal, Borja Domínguez y Álvaro Bustos y acertó. El primero se estrenó como goleador granate ante su exequipo (Bustos ya lo hizo la anterior jornada). Otra de las novedades de Areada fue la entrada de Campillo en el lateral derecho por el sancionado Nacho Lorenzo para formar una defensa de cuatro con Churre, Adrián León y David Castro. Por delante, Kevin volvió en al once en lugar de Berrocal el doble pivote con Borja Domínguez.

Por delante una línea de tres con Álvaro Bustos y Romay y Pedro Vázquez, cuyas aportaciones en ataque, especialmente a nivel individual fue de lo mejor del Pontevedra sobre Barreiro. Como delantero referencia volvía Arruabarrena a salir del inicio, en detrimento de Javi Pazos, que dispondría solo de media hora de juego.

Romay cumple ciclo

El carrusel de tarjetas que mostró el árbitro, especialmente en el tramo inicial de partido, se cobró en Romay una víctima. El mediapunta coruñés, uno de los hombres destacados del Pontevedra vio su quinta amarilla, por lo que debería cumplir ciclo la próxima jornada en el difícil duelo de los granates ante el Fuenlabrada, partido en el que sí podrá estar Nacho Lorenzo, que ya cumplió ciclo. Además, están apercibidos David Castro y Arrubarrena.

Castilla y Sanse, lanzados

El próximo rival granate, el Fuenlabrada, es más líder en solitario tras vencer al Rápido de Bouzas (2-0) y tras el empate del Atlético de Madrid B. El tercer y cuarto puesto de la tabla lo ocupan el Castilla y el Sanse tras aprovecharse de los empates de la Ponferradina y Cultural Leonesa, que son quintos y sextos, por delante del Pontevedra.

Compartir el artículo

stats