El partido de ida de los cuartos de final de la Copa Federación del pasado miércoles dejó malas noticias para el Pontevedra. Además de la derrota contra el Cornellá (0-1), dos futbolistas se tuvieron que retirar por problemas físicos.

El caso más alarmante fue el de Álex Fernández, que pidió el cambio en el minuto 25 tras sufrir un golpe en el hombro en una caída tras una pugna. El centrocampista se sometió ayer a unas pruebas que determinaron que sufre un traumatismo en su hombro izquierdo, presentando subluxación del mismo, sin lesiones óseas ni tendinosas, por lo que el tiempo aproximado de baja será de entre cuatro y seis semanas, según su evolución.

El futbolista ourensano estuvo parado desde mediados de octubre hasta finales del año pasado por una lesión en el recto femoral. Se integró en los entrenamientos con el grupo a principios de enero y estaba empezando a coger algo de ritmo de competición gracias a la Copa Federación. Esta nueva lesión le corta un poco la progresión de las últimas semanas en una temporada en la que parece que Álex Fernández no está teniendo suerte.

También se retiró lesionado del partido contra el Cornellá David Castro. El lateral izquierdo sufrió un golpe en la rodilla izquierda y pidió el cambio a falta de un cuarto de hora para que acabara el encuentro. Según el parte médico del club, sufre una contusión y una herida en la rodilla y su período de baja dependerá de su evolución en los próximos días.

Castro entrenó ayer con normalidad junto a sus compañeros, aunque al haber participado en el partido de Copa Federación realizó un trabajo menos exigente en la segunda parte de la sesión que tuvo lugar en el campo de Cerponzóns.