09 de enero de 2019
09.01.2019
polideportivo

"O Bruxo", unas manos mágicas

El COE homenajeará el sábado a José Luis Torrado en un acto en el Teatro Principal

09.01.2019 | 02:17
José Luis Torrado, ayer, en su centro de recuperación. // Rafa Vázquez

El Comité Olímpico Español homenajeará el próximo sábado, en el Teatro Principal, a José Luis Torrado. Cuando se cumple el 50 aniversario de los Juegos Olímpicos de México 68, los primeros de los cinco en los que participaría como recuperador y terapeuta, Torrado recibirá un reconocimiento del presidente del COE, Alejandro Blanco, por su trayectoria profesional. Miles de personas, deportistas de élite, futbolistas, jugadores de baloncesto, artistas, políticos, han pasado por las manos de este pontevedrés de adopción con una habilidad especial para la medicina natural.

Es una leyenda viva del deporte y uno de los personajes más carismáticos de Pontevedra, una ciudad a la que llegó con solo 19 años. Es incalculable la cantidad de personas que han pasado por las manos de José Luis Torrado Casal (Mugardos, 1935). Deportistas de élite, jugadores de fútbol, de baloncesto, atletas, pero también artistas y políticos, así como personas anónimas. Este sábado el Comité Olímpico Español le rendirá un merecido homenaje por su amplia trayectoria profesional, en el marco de los Juegos Olímpicos de México 68, los primeros en los que participó como preparador del equipo nacional de atletismo.

"Después vendrían cuatro Olimpiadas más, y campeonatos del Mundo y de Europa", recuerda Torrado, rodeado de numerosos galardones y reconocimientos en el gimnasio que lleva su nombre en el barrio de Campolongo. Ahora son sus cuatro hijos los que han recogido su testigo, algo que le llena de orgullo, sobre todo cuando le piden consejo. "Llevo jubilado más de doce años. Mis hijos estudiaron, porque lo decidieron ellos. Vieron trabajar a su padre y ahora siguen el camino", explica.

Sus dotes como terapeuta hicieron posibles recuperaciones casi milagrosas a base de aplicar la medicina natural. Un caso que no olvida es el del jugador de baloncesto Emiliano Rodríguez, al que ayudó para que pudiera volver a jugar tras una lesión y ahí nació el apelativo de "O Bruxo", un apodo que rechaza porque "me ha perjudicado. Yo no hago brujería". Durante la entrevista concedida a FARO recalca en varias ocasiones que "no voy contra la medicina ni nada, yo hago mi trabajo. No he inventado nada, la medicina natural es ancestral".

Por su centro de recuperación han pasado personas de todos los lugares del mundo y muchas de ellas estarán el sábado en el homenaje que le hará el COE en el Teatro Principal a partir de las 13.00 horas. Los Juegos Olímpicos de México 68 fueron el primer gran reconocimiento de su carrera, pues fueron varios atletas de la época los que pidieron que acudiera a la cita para tratarlos.

"Llegué allí y no me conocía casi nadie y me hinché a recuperar a gente. Los atletas se conocían entre ellos y los españoles me traían a compañeros suyos para que los ayudara", recuerda Torrado, que no se esperaba este homenaje del COE ni tampoco el que le hizo hace unos meses el Comité Olímpico de México por el 50 aniversario de la cita olímpica. "Ni me acordaba, han pasado muchos años ya", comenta con humildad un hombre que ha tratado a algunos de los deportistas más emblemáticos y que, a base de trabajo, se ha hecho su propio hueco en la historia y, lo más importante, en el corazón de todas las personas a las que ayudó durante su larga trayectoria profesional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas