10 de noviembre de 2018
10.11.2018

Preocupación por el estado del campo

Las lluvias de los últimos días y las previsiones para este fin de semana hacen temer al Pontevedra que el césped de Pasarón esté excesivamente pesado - Luismi confía en recuperar sensaciones ante el Fabril

10.11.2018 | 03:46
Luismi detiene un balón durante el partido de hace 15 días contra el Salmantino en Pasarón. // Gustavo Santos

El estado del terreno de juego de Pasarón no está siendo el mejor esta temporada, pero las fuertes lluvias de estos últimos días, sumadas a las que están previstas para el fin de semana, podrían empeorarlo todavía más, algo que preocupa en el vestuario del Pontevedra, sobre todo porque el agua hará que el césped esté más blando y más pesado de lo habitual, algo que no ayuda a un equipo que cuenta con varios futbolistas que arrastran problemas musculares.

"Evidentemente, no es lo mismo que el campo esté más pesado o menos", admitió Luismi tras el entrenamiento de ayer en el gimnasio. El técnico granate intentó restar importancia a la situación recordando que, "al final, el rival también juega aquí y va a tener el mismo problema. Evidentemente, si llueve, sabemos que Pasarón es un campo que tira y va a ser muy exigente a nivel de esfuerzo y de trabajo. Pero igual que lo será para nosotros, también lo será para el Fabril".

El míster vigués considera, además, que esta situación perjudicará por igual al Pontevedra y al Deportivo B, del que dijo que "es un equipo que intenta tener el balón, como filial que es, y sigue un poco en la dinámica de la temporada pasada. Tiene jugadores de talento y les va a afectar como a nosotros, porque estamos un poco en la misma línea, tenemos futbolistas en la plantilla que se encuentran más cómodos con balón. Esperemos que no llueva más para que no se ponga peor y se pueda hacer un juego más combinativo y elaborado y que no tenga que ser todo fútbol directo".

Además, el Pontevedra trata de cuidar al máximo el campo de O Burgo, en el que evita entrenar para no pisarlo en exceso y que llegue en peor estado a los partidos. De hecho, en la sesión de hoy, la última de la semana y que estaba previsto que se celebrase en Pasarón, se trasladará finalmente a Cerponzóns por este motivo.

Luismi reconoció que este no es un problema a corto plazo, sino que si el césped sufre mucho mañana podría tardar en recuperarse para los siguientes encuentros de liga. "Preocuparme, me preocupa, pero no podemos hacer nada, es cuestión meteorológica y es el campo que tenemos. Darle más vueltas quejándote o buscando excusas no te sirve de nada, al final te tienes que ir adaptando conforme esté el campo. Si hay días que no llueve y está mejor, pues nos va a ayudar, pero si no es así, tienes que buscar otros medios para intentar ganar los partidos. Al final te tienes que ir adaptando, son circunstancias que no podemos dominar y que no podemos controlar, no está en nuestras manos", apuntó.

El Deportivo Fabril

Después de un mal inicio de competición, el Deportivo destituyó a Tito Ramallo como técnico del Fabril, cogiendo las riendas Sergio Pellicer hace ya dos jornadas. Sobre este cambio, Luismi comentó que "al final se van notando pequeños matices. En 15 días tampoco puede cambiar mucho porque no hay tiempo, pero al final cada entrenador tiene su forma de ver el fútbol y su idea y el Fabril será diferente con el cambio de entrenador".

El técnico granate destacó que "no quiero pensar en el Fabril, quiero pensar en nosotros. Lo que puedo controlar es mi equipo. A día de hoy, lo que nos tiene que preocupar es recuperar a la gente que está un poco dudosa y tenerla al cien por cien y tener a los futbolistas mentalizados de la importancia que tiene el partido y de que tenemos que intentar volver a la senda de victorias y de buenas sensaciones para volver a ilusionarnos y seguir creciendo como hasta ahora".

Luismi comentó que los futbolistas "están bien y con ganas de que llegue ya el partido" después de la derrota de la pasada jornada ante el Guijuelo (3-0). "Cuando pierdes, lo único que quieres es que pase la semana rápido y llegar al domingo siguiente para ganar e irte para casa con buenas sensaciones y con la cabeza descansada porque has hecho bien tu trabajo", señaló el míster, que añadió que "las sensaciones eran buenas y por un partido no nos vamos a volver locos. Evidentemente, se puede perder y pasó, no es lo que queremos, trabajamos para ganar todos los partidos posibles, sean contra el rival que sean, en casa y fuera, pero ahora ya pasó y hay que pensar en el futuro".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook