12 de septiembre de 2018
12.09.2018
piragüismo - Maratón

Óscar Graña: "Todavía no he decidido si seguiré compitiendo o no"

El palista pontevedrés afirma que su techo son las ganas de entrenar y competir

12.09.2018 | 03:47
Óscar Graña muestra la medalla de oro mundial en el puente de Os Tirantes. // Gustavo Santos

Cuatro títulos mundiales y otros tantos europeos son los que ha conseguido Óscar Graña, además de las numerosas medallas en competiciones internacionales que lo convierten en uno de los palistas más laureados. En su primera temporada junto a Diego Romero ha logrado el oro Mundial y el Europeo, pero ahora este pontevedrés de 42 años solo piensa en descansar y aplaza hasta el mes de octubre la decisión sobre una posible retirada.

El pasado domingo el pontevedrés Óscar Graña volvió a hacer historia al lograr su cuarto título de campeón del mundo de piragüismo en la distancia de maratón. Lo hizo junto a su compañero de equipo, el vilagarciano y soldado de la Brilat Diego Romero, con quien también ganó en julio el Europeo. Dos medallas de oro en su primera temporada junto a Romero que demuestran que Graña, a sus 42 años, no tiene techo.

- Hace unos meses hablaba de que su objetivo era el Mundial. Objetivo cumplido.

- Por supuesto, objetivo cumplido. Veníamos de ganar el Campeonato de Europa y teníamos en mente el Mundial. El objetivo era hacerlo lo mejor posible, pero lo que queríamos era ganar.

- ¿Cómo recuerda la carrera?

- Fue rápida, en los mundiales la gente siempre está más en forma y hay como más "guerrilla". En las tres primeras vueltas estuvimos descolgados, manteniendo un ritmo de competición normal, pero también es verdad que el barco checo, el portugués y el húngaro iban un poco más rápido de lo normal. En la tercera vuelta ya los cogimos e hicimos un grupo de seis embarcaciones que estuvimos más o menos a la par hasta la última vuelta. En la quinta vuelta aprovechamos un porteo y nos fuimos tres solos y en los últimos mil metros nos la jugamos; al barco checo lo dejamos atrás al principio y en los últimos 400 metros fue un sprint con el húngaro que ganamos.

- Es la primera temporada que compiten juntos Diego y usted. No se puede empezar mejor, ¿no?

- Ni empezar mejor, ni pedir más. Cuando empezamos por el mes de abril a entrenar, la idea era salir a competir a nivel internacional, pero con tener alguna opción de luchar por las medallas. Al final hemos ganado dos de las pruebas más importantes del calendario, con lo cual el barco camina y Diego está bien.

- ¿Imaginaba que iba a funcionar tan bien?

- No, de primeras no. Sí que es verdad que entrenando veíamos que el barco funcionaba, que las velocidades eran buenas, sabíamos que teníamos opciones para optar a medalla por las velocidades que nos salían aquí en el río, que son las que tenía yo con Ferro, pero tener ese plus para ganar? Y ganar dos pruebas seguidas significa que el barco no solo anda, sino que anda muchísimo.

- Ha comentado varias veces que Diego y usted son diferentes y que es positivo porque se complementan.

- Sí. Es evidente que en el último 400, que es donde hay que poner esa potencia que él tiene porque viene de la distancia olímpica, es donde más se notó que Diego llegó muy entero. Por el medio de la prueba lo vas regulando para descansar. Es un tío más impulsivo, se calienta, si se escapa un poco un barco ya quiere ir a por él, y hay que tener esa energía para decirle que esté tranquilo, que la prueba dura dos horas; es un pura sangre, tiene ese punto de distancia olímpica que yo no tengo, yo tengo otras cosas como es lectura de regata y estar más atento a colocarnos para no desgastarnos, y Diego tiene ese punch final que es la diferencia entre ganar o quedar en medallas. Pues mientras esté él, tenemos opciones de ganar.

- Después de cuatro títulos mundiales y otros cuatro europeos, ¿Óscar Graña tiene techo?

- El techo son las ganas. Otro mundial está bien, pero no es algo que me obsesione. Lo importante es recuperar esas ganas de volver a bajar al río, porque en invierno llueve, graniza, hace frío, en domingo hay que entrenar, en sábado también? La temporada se acabó, toca descansar y a ver cómo empezamos después y a ver si vienen esas ganas, sobre todo de competir a nivel internacional para estar en medallas, porque ir a un Mundial para ser sexto o séptimo no me interesa, hay que pelear duro.

- Entiendo que todavía no ha tomado la decisión de seguir o no.

- No, no la he tomado. Hemos hecho un punto y final. Veremos si tengo ganas, si las circunstancias personales me lo permiten, si a Diego se lo permiten y en función de eso y si los dos llegamos al mismo punto de acuerdo intentaremos seguir y si no, Diego tiene capacidad suficiente para bajarse al C1 o para hacer un barco doble con quien considere, que yo tampoco quiero ser un lastre para nadie. Mi única opción de seguir compitiendo sería con Diego, con otra persona no lo veo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook