30 de agosto de 2017
30.08.2017
baloncesto

Una base que no deja de producir

El Arxil inicia un año más el curso con alrededor de 300 jugadoras en su cantera

30.08.2017 | 03:05
Una imagen del Mini Campus de verano del Arxil. // Gustavo Santos

Comienza un nuevo curso para el Club Baloncesto Arxil, que se encuentra inmerso en el proceso de captación de nuevas jugadoras para una base que da frutos. La institución se ha convertido a base de trabajo en las últimas décadas en una referencia formativa en deporte femenino no solo en Pontevedra, sino a nivel gallego. Y eso es lo que busca seguir siendo a través de una apuesta decidida por el deporte de base que engancha a 300 jóvenes a través de 15 equipos.

Son la referencia de deporte femenino en la ciudad y alrededores. Y un año más, inician el curso con un objetivo inmutable desde hace ya 33 años: fomentar el deporte base en Pontevedra.

El 20 de agosto de 1984 Lino Vázquez y Mayte Méndez tomaban las riendas de un cuadro verde que poco a poco, se fue convirtiendo en el epicentro del baloncesto local y notoria cantera productora de talentos que, a día de hoy, es potencia no solo en la provincia, sino en la comunidad al asentarse como el club gallego con más licencias femeninas.

"Cuidamos de la base y apostamos por ella. No nos queda otra. Pocos clubes pueden decir que cuentan con tres preparadores físicos y dos fisioterapeutas exclusivamente para la cantera", destaca Lino Méndez, director deportivo de la entidad y que estos días trabaja frenéticamente en la confección del primer equipo y en la captación de nuevas jugadoras para las categorías inferiores.

El Arxil cuenta con poner en marcha con el inicio de septiembre unos 15 equipos, formados en total, por alrededor de 300 jugadoras. El Mafari Café, de Primera Autonómica, es la cabeza visible de una cantera prolífica. Este filial está formado casi exclusivamente por jugadoras de la base y ha sido campeón gallego tres de los últimos cinco años, aunque prefiere no ascender a Liga Nacional por una cuestión económica.

Mientras, el Junior, el Cadete y el Minibasket compiten en Liga Gallega y el Infantil A buscará regresar ahora a esta máxima división. Sin olvidarse de los Preminibasket y la Escuela de Minibasket, que reserva 50 plazas para niñas de 5, 6 y 7 años que quieren iniciarse en el mundo del baloncesto.

Para llamar la atención de las pequeñas, el club iniciará un año más una campaña de captación en los centros educativos coincidiendo con el inicio del curso escolar. El puerta a puerta es su sino. Aunque también funciona el boca a boca de unos padres que, en su mayoría, son fieles a los colores arxilistas como garantía de formación deportiva y en valores.

Otro de los puntos claves para esta captación es el Concello. El Arxil es ofrecido como la Escuela Municipal Femenina de Pontevedra, dentro del Servicio de Deportes municipal. Por ello, son en torno a 125 las plazas para niñas de entre 5 y 14 años las que, perteneciendo al Arxil, se incluyen como deportistas de estas escuelas.

Con esta red tejida durante años a base de esfuerzo y novedades como el Mini Campus que este verano se estrenó con éxito de 50 participantes, el Arxil buscará nuevamente seguir creciendo paso a paso y, sobre todo, producir deportistas con talento, pero también con valores. Las tardes de los martes, jueves y viernes, el Pabellón Universitario se llenarán un año más de verde esperanza y mucha ilusión por el baloncesto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook