30 de agosto de 2017
30.08.2017

La Albuera como antibiótico moral

El Pontevedra visita hoy Segovia para medirse a la recién ascendida Gimnástica en la primera ronda de Copa del Rey - "No tiraremos la competición. Queremos pasar", asegura un Luisito que apostará por rotaciones

30.08.2017 | 03:05
Adrián León y Marcos Álvarez podrían debutar como titulares en el Pontevedra de forma oficial. // Gustavo Santos

No hay nada mejor para paliar una derrota que tener la oportunidad de subsanarla lo más pronto posible. Y esa opción se le abre hoy al Pontevedra a través de la Copa del Rey, una vía capaz de hacer recobrar el optimismo a una afición de bajón tras un inicio liguero que nadie esperaba.

Dos han sido hasta ahora los partidos oficiales perdidos por el Pontevedra. Pleno de derrotas. Por tanto, el inicio de una nueva competición debe servir como acicate para una plantilla en la que, además, hoy tendrán oportunidades algunos de los jugadores que menos han contado para Luisito en este período breve de temporada.

En Segovia no estarán ni Jimmy ni Jorge Hernández, todavía recuperándose de sus molestias musculares. Además, Kevin viajó pero es duda por un proceso febril. Eso hizo que Luisito desplazase un grupo de 17 jugadores (en Copa solo entran 16 en la lista) entre los que destacan Adrián León o Iván Martín, que podrían debutar con el equipo granate.


Haz click para ampliar el gráfico

De este modo, el Pontevedra buscará que La Albuera le sirva como antibiótico moral y le dé de nuevo alas para encarar con sensaciones más positivas el tercer derbi consecutivo, en este caso, el domingo contra el Cerceda.

Pero ese será otro cantar. Antes, el equipo lerezano deberá tratar de superar a una Gimnástica Segoviana que en su quinta temporada en la categoría de bronce y después de muchos años de penurias, ha sumado un punto en sus primeros dos encuentros.

El equipo castellano y leonés cayó derrotado en su visita al Cerro del Espino en el debut ante el Atlético B (3-1), pero fue capaz de arañar un punto en La Albuera contra otro filial, en este caso el Celta B. No ayudó al conjunto celtiña el estado del césped del estadio segoviano, invadido por un hongo que hace que el firme sea irregular. Tampoco benefició a ninguno los problemas de iluminación, que de no haber sido solucionados incluso puedan ser más graves hoy teniendo en cuenta que buena parte del partido transcurrirá en noche cerrada.

A todo ello se tendrá que sobreponer un Pontevedra que buscará el pase ya que Luisito dejó claro que no va a tirar la Copa del Rey por mucho que la situación liguera no sea la más óptima de momento. El equipo lerezano se prepara para una odisea de viaje que inicia hoy mismo partiendo a las 9 horas. Llegará sobre las 17 a Segovia después de parar para comer. Pero importa más pasar de ronda, por todo lo que conlleva, será el mejor antibiótico posible a todo, incluido al cansancio acumulado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook