La Sociedad Deportiva Teucro juega hoy a las 20 horas en el Pabellón Municipal el partido correspondiente a la décimo octava jornada de División de Honor Plata ante el BM Carabanchel.

Los madrileños han sido el último equipo de la liga capaz de ganar a los azules. Fue en septiembre y por aquel entonces los azules eran un equipo muy diferente al bloque sólido y serio en el que se han convertido ahora para hacerse con el liderato.

Pese a la derrota en Madrid, el entrenador teucrista, Quique Domínguez, no se toma el encuentro con ánimos de revancha sino con la ilusión y las ganas de seguir prolongando una enorme racha de resultados que les brinda hoy la oportunidad de conseguir completar una vuelta completa sin perder.

Con respecto a su última derrota, Domínguez espera no repetir esa tarde negra en ataque en la que por momentos no subieron como atacar la defensa rival y les acompañó el desacierto en el lanzamiento durante buena parte del choque.

Cuatro meses después de aquel partido el técnico ve en su equipo "un bloque más fuerte y más compensado " que llega además "muy reforzado de la última victoria ante el Zamora". Aun así, no quiere desmerecer los méritos de su rival del cual alerta que ya en Madrid "hicieron muchas cosas bien" para conseguir llevarse los dos puntos.

Para Domínguez el Carabanchel es un bloque "joven, alegre y que juega con desparpajo" por lo que pronostica un encuentro vistoso para el aficionado, con jugadas rápidas y cortas y un previsible marcador alto.

El lesionado de larga duración José Rial es la única baja segura para esta tarde mientras que Iván Fernández, aquejado de gripe durante buena parte de esta semana, y el guardameta Javi Santana, con una lumbalgia, llegarán algo más justos a la contienda sin que se descarta pese a todo su presencia.