Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Palencia, un rival en inestabilidad

A la ya de por sí profunda crisis institucional en la que está sumido el club castellano desde verano se une una planificación de la plantilla irregular que ha repercutido en siete bajas en este mercado invernal de fichajes

Eneko Eizmendi durante su reconocimiento médico. // FDV

Eneko Eizmendi durante su reconocimiento médico. // FDV

Se viven tiempos convulsos en Palencia. El Club Deportivo Palencia Balompié es un equipo joven, nació en 2011, pero que cuenta con un gran respaldo popular al haber sido creado por varios aficionados al fútbol de la ciudad con el objetivo de disfrutar y padecer con los triunfos y las derrotas de un club que puedan considerar enteramente suyo, lejos del modelo de negocio de la SAD que se está implantando en España.

Cinco años después de su creación, el próximo rival del Pontevedra Cf vive su más profunda crisis institucional con juicios, división de la masa social y una inestabilidad en la directiva que ha dejado descabezada la directiva del club actualmente.

En medio de toda esta crisis un viejo conocido de Pontevedra fue víctima de la delicada situación en la Nueva Balastera. Y es que el entrenador del ascenso granate a Segunda División, José Aurelio Gay, comenzó la pretemporada en el club morado poco después de que se anunciase la destitución de Santi Sedano (técnico con el que el CD Palencia consiguió el ascenso a Segunda B). La tensión e inestabilidad hicieron que Gay acabase tirándose de un barco que parecía irse a pique antes de comenzar su viaje.

Con toda una vuelta disputada ya, las aguas no están mucho más calmadas que en verano por Palencia y el Pontevedra tendrá delante el próximo domingo a un equipo que ha notado en exceso el ruido externo, algo que ha repercutido en sus resultados (son antepenúltimos tras 22 jornadas). La solución adoptada ante el mal momento deportivo pasó por una reestructuración de su veterana plantilla y el Palencia ha dado ya siete bajas en lo que llevamos de mes de enero con el fin de dar un giro radical a la marcha del equipo. Este importante número de ausencias ha dejado al rival granate bajo mínimos y a la espera de un mayor número de refuerzos. Por el momento han firmado por los morados tres jugadores; los defensas Gallardo y Carrasco, llegados de la India y Georgia, respectivamente, y el centrocampista Pablo Navas.

Tres exgranates

En la actual plantilla del Palencia que este domingo se verá las caras contra el Pontevedra han sobrevivido a la criba por la que pasó el equipo en enero los tres jugadores con pasado granate que militaban en sus filas.

De todos ellos el más conocido es el extremo catalán Xavi Moré, quien ocupó la banda diestra de Pasarón entre los años 2007 y 2009, siendo además pieza destacada en el equipo y llegando a disputar el play off de ascenso durante el curso 2007-2008 en el que el Pontevedra cayó a las primeras de cambio en la eliminatoria contra el Ceuta.

Junto a Moré, también militan en las filas moradas dos jugadores con un pasado más discreto en la capital del Lérez. El de más reciente recuerdo es el segoviano Asier Arranz, quien disputó ocho partidos en Pontevedra antes de marcharse a Teruel en el mes de enero en la campaña del descenso a Tercera. El último de los jugadores palentinos en pasar por aquí es Chuchi, ahora el más veterano de la escuadra castellana con 38 años. El futbolista vistió de granate hace 16 años en el que fue su primer equipo en la categoría de bronce y sin contar apenas con oportunidades (2 partidos disputados).

Compartir el artículo

stats