03 de junio de 2014
03.06.2014
atletismo

Se va un amigo de verdad

Fue un referente en el atletismo pontevedrés y logró reconducir a la Gimnástica cuando estaba en horas bajas, además de colaborar con la ACD A Seca y el Rías Baixas

03.06.2014 | 01:46
José María Muradás, en una prueba celebrada en Cuntis, con Pardal al lado con el dorsal 312.

El fallecimiento de José María Muradás fue un duro golpe para todas la personas que practicamos el atletismo, sobre todo para los que más relación deportiva tenían con él. A pesar de haber dejado el club ya hace muchos años, el espíritu de Muradás todavía sigue vivo, por lo que el domingo se puede considerar como un fecha muy triste para los que formamos parte de esta gran familia.

José María Muradás ha sido uno de los principales impulsores del atletismo en Pontevedra y el alma mater de la Sociedad Gimnástica. Con su llegada se abrió una etapa importante dentro de la entidad que acaba de cumplir ochenta años.

Todos alrededor de él formaron durante años una familia de la que todavía quedan un sin fín de historias y recuerdos, además de ser un importante atleta en su momento.

Muradás asumió durante dos décadas la responsabilidad de llevar al club hasta colocarlo entre los mejores, siempre al servicio de la Gimnástica, su labor ha sido vital para sostener al club a un nivel importante dentro del atletismo nacional.

Los que dirigimos ahora al club le tenemos que agradecer durante muchos años esa labor que realizó, en unos momentos duros, y en los que él consiguió unir al atletismo para evitar una posible desaparición.

A lo largo de estos últimos años se separó de las pistas, pero seguro que se alegró mucho por los éxitos que viene logrando la entidad en los últimos años y sobre todo por sus deportistas y técnicos, a los que siempre defendió a muerte. Descanse en paz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine