El colectivo Acción Granate hizo constar ayer por medio de un comunicado su malestar por la forma discriminatoria con la que fueron tratados un grupo de 25 aficionados pertenecientes a Furya Granate por la Ertainza en el partido jugado por el equipo en el campo de La Florida ante el Portugalete.

Los aficionados pontevedreses fueron apartados y trasladados a una parte del campo en donde fueron vigilados en todo momento por fuerzas de la seguridad.

Estos seguidores granates según Acción Granate, fueron identificados a su llegada a Portugalete, por la policía autónoma vasca, gracias a un listado que el fue facilitado por el Pontevedra S.A.D. Ante dicha situación, los dos consejeros pertenecientes a este colectivo, José Antonio Millán y Alberto Argibay, pedirán en el próximo consejo de administración que se depuren responsabilidades entre el personal del club por facilitar datos personales de seguidores, ya que se podría estar vulnerando la Ley Orgánica de 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos personales, un hecho que consideran gravísimo y lamentable, sobre todo al ser personas que acudieron a animar al equipo.