El Pontevedra no es el equipo que mejor juega al fútbol o que más goles marca en la categoría, pero es el que más rentabilidad le saca a los pocos que consigue y por eso puede alardear de ser el tercer clasificado en Tercera División.

Marcando solo catorce goles, fuera de casa, en las catorce jornadas que se llevan disputadas hasta el momento en el campeonato liguero, los granates han sumado un total de veintisiete puntos, es decir, cada gol marcado le supuso sumar casi dos puntos, de ahí que estén ilusionados con poder clasificarse para la fase de ascenso, pero el objetivo sigue siendo acabar en la primera posición de cara al play-off.

De no ser por el mal inició de liga, el Pontevedra podría estar ahora ocupando la primera posición y con puntos de ventaja sobre sus rivales directos. La llegada de Manu Fernández al banquillo no mejoró el juego del equipo, aunque si le valió para ser un equipo sólido y contundente en la faceta defensiva, a pesar de que tuvo que realizar cambios en esa línea por las lesiones y sanciones.

Lo más fundamental de cara al futuro, es que el Pontevedra en esos catorce encuentro disputados a domicilio solo encajó ocho tantos, lo que indudablemente es vital para llegar a la última jornada con opciones de ascenso.

A nivel ofensivo, el equipo no está funcionando como los mejores de la categoría, pero rentabiliza sus goles muy bien. Ya son diez las jornadas en las que ganó por la mínima (1-0) o (0-1), lo que indica que es complicado superar la barrera defensiva y al meta Edu, que ya está consolidado en la titularidad tras comenzar la temporada como suplente.

El granate lidera la clasificación de portero menos goleado del grupo, pero no es de extrañar, en las once jornadas que se llevan disputadas en la segunda vuelta solo encajó dos goles, uno en As Pontes, en donde ganó el Pontevedra por un contundente 1-4 al que en aquel momento era líder de la categoría, y posteriormente recibió otro en Pasarón ante el Laracha, un partido que acabó con derrota local, también por la mínima (0-1).

Los granates realizaron ayer la primera sesión de entrenamiento de cara a preparar el partido del próximo fin de semana ante el Deportivo B en el que Manu Fernández espera recuperar a jugadores importantes como Fran Fandiño, Adrián Gómez, Kevin Presa y Miguel, que ya cumplió la sanción de un partido por acumulación de cartulinas amarillas.

La plantilla disfrutará hoy de la jornada de descanso y durante el resto de la semana se entrenará en A Xunqueira y posiblemente un día en Pasarón, en caso de no llover, por lo que la lista de convocados para viajar a Abegondo la dará a conocer el próximo viernes.

En relación al rival, el filial deportivista ya quedó prácticamente descartado para luchar por los cuatro primeros puestos, tras caer derrotado en la última visita a Barbadás, en donde perdió, por 2-0.

En los treinta partidos que se llevan disputados a lo largo de la liga, el Pontevedra ya contó para este ejercicio con treinta jugadores en el primer equipo. Los dos últimos en debutar fueron el canterano Héctor, más conocido por Canario, que milita en el filial en Preferente Autonómica, y Pedro Crespo, que jugó siete minutos ante el Rápido de Bouzas, tras su llegada en el mercado de invierno procedente del Coruxo.

De esa cantidad de jugadores hay que recordar que hay cinco que no forman parte de la plantilla, ya que con el tiempo han dejado el club Iago Paz, por decisión técnica, Buba, que se fue a jugar al Grixoa, al no contar para la primera plantilla, así como con Candela, que se fue a jugar al extranjero.

Por su parte, Santi Domínguez y Richi siguen apartados de la plantilla, a la espera de resolver una situación que va camino de ser similar a la de Iago Paz. Otro jugador que no cuenta, pero no tiene ficha federativa, es Javi Nogueira, que sigue entrenándose aparte con los otros dos citados.

En las dos últimas jornadas, el técnico le dio entrada a Tomás, que ya había disfrutado de nueve minutos anteriormente, así como a Héctor, para suplir las bajas de Caco y Adrián Gómez.

De todos los canteranos, el que parece que ya está asentado en el once inicial es el mediocentro defensivo, Kevin Presa, aunque el domingo no jugó por lesión.