Óscar Guimeráns ha vuelto a marcar uno de los mejores goles de su carrera. Pero no fue en un terreno de juego, sino en un hospital. El futbolista pontevedrés acaba de superar, a sus 27 años, un tumor desmoide, algo que consigue por sexta vez desde que le diagnosticaron en 2006 esta extraña dolencia. Será hoy cuando reciba el alta tras la operación a la que fue sometido este martes en la Clínica Universidad de Navarra. "Estoy bien y contento, me voy para casa", celebra.

El que fue centrocampista del Pontevedra en Segunda B y también del Portonovo y del Arosa entre otros clubes se ha acostumbrado a la preocupación y el engorro que este tumor incorporó a su vida. "Ésta era la sexta vez que me lo tienen que quitar; no es maligno porque no desarrolla metástasis, pero tampoco es benigno; sabía que podía volver a salir así que esta vez puede ser la última, o no", apunta con cierta resignación. Todo apenas unos días después de que se le extirpase un bulto de debajo de la axila y cuyo tamaño ya alcanzaba el de una pelota de tenis.

"La cirugía fue importante y, además, los tejidos se debilitan después de tantas operaciones", explica. Operaciones que se ven completadas con tratamientos de radioterapia y braquiterapia. A pesar de que tanto el término tumor como estos últimos suscitan angustiosas sensaciones para la mayoría, Óscar habla con absoluta normalidad, restando cualquier ápice de dramatismo. "La verdad es que es un fastidio, pero no es grave y, de hecho, puedo compaginarlo con el fútbol", recuerda.

De hecho, desde que el médico le dijo por primera vez a qué se enfrentaba, jamás quiso dejar de lado su carrera. "Me operaba en las pretemporadas para llegar a tiempo al inicio de la liga", apunta en relación a sus temporadas en el Deportivo B y el Pontevedra.

"O me perdía las vacaciones o parte de la temporada", lamenta. Además considera que su trayectoria podría haber sido otra de no tener que estar pendiente de si el tumor reaparecía. "Creo que lo he llevado bastante bien, pese a todos los problemas que me ha dado; pero en el fútbol creo que habría tenido más suerte si no me hubiese pasado esto", sopesa. Como las anteriores veces ésta, tras su recuperación, volverá a estar en el mundo del fútbol.