Juan Laureano Perdiz Cabanelas, gerente de Funeraria San Marcos, presentó ayer una oferta a Administradores de Economía S.L., para hacerse con el lote de acciones (28%) que tiene a su cargo y que en su momento pertenecían al expresidente del club Nino Mirón.

El empresario pontevedrés fue una de las personas que en su momento promovió la reunión entre los políticos de los diferentes partidos para evitar la desaparición del club. Un grupo formado por varios aficionados granates trató en un primer momento de buscar el apoyo de varios empresarios para que formaran una candidatura y hacerse cargo de la entidad, algo que no tuvo respuesta, lo que hizo que se buscase otra solución, que surgió con el famoso pacto del Parador a primeros del año 2011.

Perdiz Cabanelas mantiene una excelente relación con Nino Mirón, lo que podría facilitar la negociación, sobre todo, tras conocerse que los representantes de Administradores de Economía S.L, ya han descartado a algún candidato al entender que su presencia no sería favorable para los intereses de las Sociedad Anónima Deportiva.

La opción de que Perdiz cuente con el apoyo de otras personas vinculadas al mundo empresarial gana muchos enteros, ya que está muy bien relacionado en varios sectores. Además, el aspirante a la compra de esas acciones es una persona que estuvo muy vinculada al fútbol y llegó a ejercer en su momento de secretario técnico del Mosteiro, cuando este equipo dio el salto a Tercera División.

En lo que respecta a Administradores de Economía, este grupo quiere evitar especulaciones y está decidido a no desprenderse de las acciones por menos dinero del que en su momento tuvo que pagar la empresa que se hizo cargo de los activos que puso a la venta el constructor Nino Mirón.

El apoderado de Administraciones de Economía, S.L, Fernando Gómez manifestó en su momento que no tenían prisa en deshacerse de esos títulos, pero que no estaban interesados en hacer uso de ellos para situar a algunas personas en el Consejo de Administración, algo que es lo que están buscando las personas interesadas en entrar en la puja.

De todos modos, la última palabra la tendrá el empresario que negoció con Nino Mirón la venta de su empresa y otros activos como el de la acciones. Por el momento descartó la oferta que le hizo llegar Mauricio Rodríguez, tras mantener una reunión durante un almuerzo, ya que se trata de un empresario próspero y que cuenta con un patrimonio importante.

En estos momentos hay tres ofertas sobre la mesa y que se lleve el gato al agua va a ser quien tenga más protagonismo en el Consejo de Administración a la hora de tomar las decisiones que se necesita para enderezar el rumbo de un barco que está a la deriva, a pesar de superar el concurso de acreedores y rebajar la deuda del club de cinco millones a solo setecientos mil euros.

Otra de las alternativas que maneja Administradores de Economía, S.L, es la posibilidad de hacer una cesión de ese lote de acciones por un período de tres años. Esa petición se la hizo llegar otro grupo de empresarios que está interesado en regir los destinos del club durante ese período de tiempo.

Una persona de máxima confianza del comprador de dichas acciones señaló ayer que "es una posibilidad que existe, pero para eso hay que reunirse y hablarlo, no sirven los rumores".

Lo que si está claro es que las personas interesadas en manejar ese grupo de acciones tendrán que pagar por ellas un precio similar al que en su momento recibió Nino Mirón, es decir, 1,43 euros, no menos y todo hace entender que no quieren superar el euro por participación, de ahí que es difícil que se llegue a producir el acuerdo.

Por su parte, en el club se muestran tranquilos tras conocer la opinión del representante de la empresa compradora, sobre todo tras comunicarles que no tenían la intención de perjudicar a los actuales consejeros, lo que hace entender que hasta que se celebre la junta general de accionistas, que todavía no tiene fecha prevista, no se hará ningún cambio en el consejo, a no ser de que Mauricio Rodríguez y José Manuel Dopico acepten la petición de Millán de dimitir en el próximo consejo que se celebra mañana.