Accionistas mayoritarios, políticos y el Consejo de Administración del club optaron por aplazar la elección de un nuevo presidente hasta que "se cierre el ejercicio y se presenten las cifras definitivas", según anunció ayer, tras más de dos horas de reunión, el todavía presidente granate, José Manuel Fernández.

No obstante, Fernández, de forma significativa, al ser preguntado sobre si se había llegado a un acuerdo para determinar a la persona que se haría cargo del club, contestó que "en la reunión no estuvo presente la consejera Lupe Murillo". En este sentido, la posibilidad de que la empresaria se hiciera con la presidencia del club es una opción que ha perdido fuerza con el paso de los días, ya que algunos de los principales accionistas -en especial Nino Mirón- no verían con buenos ojos las condiciones que puso sobre la mesa para aceptar el cargo.

"Voy a continuar como presidente del Consejo de Administración, no sé que se hará en el futuro. Aquí está la mayoría de los máximos accionistas y la decisión fue que continuase. Entiendo que lo prioritario es que las cuentas sean aprobadas por la junta general y, en función de esto, proponer alguna medida si es necesaria. Más adelante decidirán los máximos accionistas de este club. Queda aparcada esta circunstancia de provisionalidad o no para cuando estén esas cuentas, obrar en consecuencia", añadió Fernández, quien aseguró que dichos resultados estarán listos en un plazo de entre diez y quince días. En cualquier caso, el actual presidente es una de las figuras que cuenta con un mayor respaldo tanto por parte de los principales accionistas como por parte de los dirigentes políticos.

Así pues, las diferentes partes que se dieron cita en Pasarón optaron por abordar durante la reunión las consecuencias que tiene para el club la fracasada ampliación de capital llevada a cabo durante el pasado mes, un proceso que apenas modificó el reparto accionarial, así como la hoja de ruta que habrá que seguir en función de la realidad que refleje las cuentas.

"Si los datos son positivos, seguiremos hacia adelante, con la campaña de abonados, de forma normalizada; si no, habrá que reunir a la junta general de accionistas y si hay que volver a convocar una ampliación de capital se hará", manifestó Fernández.

En este sentido, en el caso de que se diera la segunda posibilidad, el presidente dejó abierta la puerta a que se propongan "otras medidas", aunque no entró en detalles.

En cualquier caso, el dirigente granate anunció que, una vez se conozcan los resultados económicos, la intención es volver a celebrar una reunión en la que se den cita los máximos accionistas del club y los miembros del Consejo de Administración para -en tal ocasión sí- "tomar decisiones" efectivas, unas medidas que posteriormente serían llevadas a la Junta General prevista para antes del 30 de septiembre. En cualquier caso, "quiero que esta se celebre antes", manifestó, ya que de esta forma se podría ganar tiempo.

Por otra parte, otra de las cuestiones que se trató durante el encuentro de ayer fue la posibilidad de que los máximos accionistas pudieran nombrar a algún consejero más, "una posibilidad que, por porcentaje, les corresponde", apuntó Fernández. Además, la entrada de nuevas personas "daría una mayor pluraridad". Los estatutos de la Sociedad Anónima Deportiva permiten confeccionar un órgano rector con un máximo de diez miembros.

Así pues, lo que parecía que iba a ser una reunión en la que accionistas, políticos y Consejo de Administración tratarían de llegar a un acuerdo y buscar a una persona apta para llevar las riendas del club, quedó en agua de borrajas. Una decisión clave para el futuro inmediato de la entidad granate que queda supeditada a la realidad que reflejen las cuentas económicas.