11 de marzo de 2013
11.03.2013

Un portero con la virtud de dar tranquilidad a sus compañeros

11.03.2013 | 00:00
Un portero con la virtud de dar tranquilidad a sus compañeros

El lateral retornó al once inicial y tuvo muchos problemas para frenar las internadas de Aitor, por lo que el técnico decidió sustituirlo en el descanso.

Cumplió en las labores defensivas, aunque no colaboró mucho en ataque como en otros partidos. De cabeza le dio pocas opciones a los delanteros celestes.

El de Redondela ya está afianzado en la defensa granate. Es rápido y a veces se emplea con contundencia para frenar a los rivales en las acciones de ataque.

El argentino estuvo excelente en todas las facetas del juego y eso que le tocó bailar primero con David Añón y más tarde con el rapidísimo Benja.

Una vez más demostró que es capaz de hacer lo mejor y lo peor. Ayer hizo gala de su calidad en la falta directa, pero tuvo errores en defensa de infantil.

Durante los cuarenta y cinco minutos que estuvo en el campo no encontró su sitio y permitió a Levy manejar el balón con mucha facilidad.

Va mejorando con el paso de los partidos tras su lesión. Ayer se fajó con los centrocampistas celestes y aportó cosas interesantes en ataque.

Sergio Lloves fue decisivo en el encuentro de ayer en Barreiro por la tranquilidad que le dio a sus compañeros cuando peor estaban las cosas. Realizó buenas intervenciones durante toda la primera mitad, aunque en la segunda se tragó dos balones que le pudieron costar un disgusto. Lo más notable de su actuación es que siempre estuvo muy atento a los balones en profundidad de los celestes que trataron una y otra vez de mandar por detrás de los centrales. Su rapidez en la salida le permite jugar como si fuese el líbero del equipo. Sus compañeros confían en él y le ceden balones que acaba jugando a pesar de la presión de los delanteros rivales.

En Barreiro tuvo que trabajar más en defensa y eso le impidió tener ocasiones de gol, aunque al final fue decisivo con su lanzamiento que acabó en las mallas.

Jugó como enganche y demostró que tiene una gran calidad. Su pase final es letal, como demostró al final de la primera mitad en una combinación con Richi.

No marcó, pero trajo en jaque durante el tiempo que estuvo en el campo a la defensa celeste y además dio la asistencia para que Jacobo marcase.

A pesar de no poder entrenarse durante toda la semana evidenció que es muy peligroso con el balón. Le faltó marcar en el mano a mano con Rubén Blanco.

Su entrada en el terreno de juego se hizo notar, ya que con su veteranía hace que sus compañeros se sientan más cómodos y con más confianza.

En menos de veinte minutos demostró que tiene un sitio en el once inicial. Trabaja en defensa y está siempre en posición para crear peligro en el área.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine