El Pontevedra demostró el domingo frente al Narón que está en condiciones de jugar la fase de ascenso. A pesar de enfrentarse al último clasificado, los granates dieron otra sensación diferente y demostraron que pueden competir en igualdad con el resto de los aspirantes al play off.

El equipo que dirige Milo Abelleira necesitaba completar un partido sin agobios y haciendo en algunas fases buen fútbol, pero además parece que llega a la recta final del campeonato en las mejores condiciones. A excepción de Fran Fandiño, que todavía tendrá que seguir recuperándose de su operación de pubis, el entrenador pontevedrés podrá contar contar con el resto de los futbolistas en las doce jornadas que quedan en el campeonato.

El primer examen para el Pontevedra le llega el domingo, a partir de las 17.00 horas, en el campo de Pardiñas frente a un Somozas que también lucha por obtener el mismo objetivo. Los granates quieren repetir el éxito de la pasada campaña en la que lograron el pasaporte para meterse en el play-off tras ganar por 2-3.

Las circunstancias que vive en estos momentos la plantilla del Pontevedra son similares a lo sucedido el pasado año. Llega necesitado de puntos, pero con la moral por todo lo alto, y consciente de que en la siguiente jornada se enfrentan a un Celta B que es segundo y está jugando a un nivel muy alto, a pesar de ceder un empate el sábado ante el Céltiga.

Milo Abelleira consiguió recuperar a varios jugadores que no le estaban aportando al equipo lo mejor de sí, como los casos de Moisés Pereiro, que empieza a dar muestras de todo el fútbol que tiene en sus botas, así como de Cristóbal Juncal, que a priori tendría que ser uno de los que tirase del carro en los momentos malos.

Al Pontevedra en estos momentos solo le falta que Santi Domínguez afine su puntería y demuestre porque el pasado año fue el máximo goleador de Tercera División jugando en el Alondras, porque Richi ya está muy fino en ataque, y Stefan comienza a dar su mejor versión en las acciones ofensivas sobre todo en Pasarón.

Por su parte, Tubo recuperó las buenas sensaciones del inicio d e liga y vuelve a ser importante de cara al ataque, debido a la facilidad que tiene para desbordar.