El Pontevedra se aferra a la posibilidad de volver a jugar la fase de ascenso y lo hace a costa de los goles que están marcando tres futbolistas que nacieron en la villa costera de Bueu. Santi Domínguez y Jacobo se sumaron esta temporada al nuevo proyecto de Milo Abelleira, mientras que Richi se mantiene en el grupo tras ser el segundo máximo goleador del equipo en la pasada campaña, tras Manu Barreiro.

Entre los tres llevan sumados 36 tantos, es decir dos terceras partes de los que lleva marcados el equipo en total en la competición liguera. Santi Domínguez retornó por tercera vez a las filas granates con el fin de hacer olvidar al delantero santiagués y lleva logrados diez goles, aunque ya acumula seis jornadas sin hacerlo, pero en su lugar lo hacen sus convecinos.

Desde que se inició el año Richi, que no había contado mucho para el técnico en la primera parte de la liga, ya sumó cinco que junto al que marcó frente al Dorneda le deja con seis. La sorpresa más positiva del equipo está siendo la presencia de Jacobo en la media punta. Está siendo letal en muchos partidos, pero el pasado domingo ante el Narón dio un recital, tanto a la hora de rematar como a la hora de dar asistencia a sus compañeros. Cumplió sin duda el mejor partido desde que llegó a las filas granates.

Sus cuatro goles ante el conjunto coruñés le sitúan con ocho tantos en lo que va de temporada y a solo dos de su compañero Santi Domínguez. El exalondrista ya había hecho un doblete en la jornada trece frente a As Pontes, pero ayer rubricó su actuación con un acierto demoledor.

Hasta este momento, el Pontevedra solo había ganado un partido con relativa facilidad, fue el jugado en el Estadio de Pasarón ante el Céltiga al que le endosó cuatro tantos. Tras la goleada de ayer, los de Milo Abelleira son el sexto equipo que más goles marcó en la competición y está muy lejos de llegar a las cifras que tienen el Racing de Ferrol y el Celta B.

El mayor problema que está teniendo el equipo es la facilidad con la que encajan goles. De los primeros doce clasificados, solo le supera As Pontes, que acumula ya 36 en su casillero, por los 31 que lleva el cuadro pontevedrés.

Los tres tenores de Bueu tienen que ser vitales de cara a afrontar la recta final del campeonato que comienza el domingo con un desplazamiento muy complicado a Somozas y en donde se va a encontrar con un rival que apura sus últimas opciones para jugar el play-off.

En la pasada campaña, el equipo de Milo Abelleira ganó en la última jornada en este campo lo que le permitió jugar la fase cuando todo parecía indicar que se quedaría fuera. La siguiente salida del Pontevedra será a Vigo para jugar ante un Celta B, que a pesar del empate cedido el sábado ante el Céltiga está manteniendo una regularidad que le hace favorito para el derbi.

Los más positivo de la situación del club granate es que el técnico recuperará el domingo a todos los futbolistas, tras reaparecer ayer Pacheco, para poder tener diferentes alternativas a la hora de afrontar las doce últimas jornadas de un campeonato en donde se mostró muy irregular fuera de Pasarón.