El Club Deportivo Arenteiro se estrenó esta temporada en la Segunda Federación, una categoría a la que los verdes no llegaban desde hace más de tres décadas y en la que debutaron con un derbi gallego ante el Arosa en A Lomba. Mañana, los máximos representantes del fútbol de O Carballiño y Vilagarcía de Arousa, vuelven a encontrarse en el que será el primer partido de la segunda vuelta en la categoría, para ello se medirán en el Municipal de Espiñedo compitiendo por siete valiosos puntos, los tres de la victoria, los tres que no se llevaría un rival casi directo, y el añadido del ‘golaverage’.

La segunda vuelta y el deseo del ‘golaverage’

El equipo que dirige Fran Justo necesita esos puntos, su temporada parece que va de menos a más pero convencerse de ello no es suficiente sin resultados. Por el momento se encuentran en la zona de descenso con 17 puntos, una cifra que aumentó en el último encuentro de la primera vuelta, en el primer partido del año, ante el Real Avilés. En ese choque, también en casa, un solitario gol de Sylla, tras un gran centro de Víctor Eimil y con el equipo local jugando en inferioridad numérica, dio tres puntos y optimismo para esta segunda vuelta.

La mejoría existe y los datos la avalan, el conjunto de la villa ourensana solo ha encajado un gol en las últimas tres jornadas, un tanto que, además, no llegó contra un rival cualquiera sino contra el líder de la categoría: el Unión Adarve, en la que fue la última derrota cosechada hasta la fecha, desde ese momento los carballiñeses se toparon con una de sus marcas características este año: los empates.

Tras la derrota frente al líder empataron con Navalcarnero en la cita inmediatamente posterior a la victoria ante los castellanos, pero el club tiene la peculiaridad de ser el que más tablas ha firmado en la categoría, un total de ocho, tan solo igualado con otro conjunto gallego, el Compostela, una situación que no los afecta por igual, el Arenteiro es, junto con los dos últimos conjuntos de la clasificación –Ceares y Llanera– uno de los que menos victorias tiene en su haber. Una reseña que se verán obligados a cambiar desde este nuevo encuentro en el que saltarán al campo con nuevas caras, en el mercado de invierno se incorporaron al equipo el defensa central Pol Bueso (que ya había hecho pretemporada con el equipo pero no tenía ficha), y el delantero Pibe, desde el Inter Turku.

Con ese balance y siendo conocedores de lo ajustada que está la clasificación, reciben a un rival al que le pisan los talones. Los de Jorge Otero están en la zona tranquila pero tan solo a cuatro puntos y sobre ellos pesa su final de primera vuelta: una única victoria en cinco jornadas, cayeron ante Pontevedra, Compostela y Bergantiños y empataron con el Leganés B, no pondrán las cosas fáciles a los anfitriones que en A Lomba sufrieron un 1-0. Hasta O Carballiño se desplazarán los pontevedreses sin el míster en el banquillo, Otero cumple ciclo de sanción.