El Arenteiro sigue tropezando en la segunda mitad. Los de Fran Justo tenían ayer un duelo de gran importancia, un enfrentamiento ante un rival directo, el Palencia Cristo Atlético, que en la jornada de ayer llegaba hasta el Espiñedo empatado a puntos con los verdes y se marchaba con el botín del más 3.

Los locales hicieron un buen trabajo que arruinaron en los últimos 20 minutos. Comenzaron con hambre y en menos de 4 minutos llevaban dos llegadas de gran peligro, Víctor Eimil era una vez más un rival complicado por el carril diestro, dos veces percutió antes del minuto 10. Suficiente peligro para los castellanos que firmaron su respuesta a través de Adri Pérez, el remate para activar a Diego García llegó segundos más tarde pero fue fuera. 

Ambos Adris, coruñés y visitante, tuvieron dos intentonas más cada uno. A partir de ese momento la situación se trabó, un par de llegadas más por medio de Renan Zanelli y de Eimil y al descanso a ceros. 

Tras la pausa las pizarras se mantuvieron y la intención también. Apareció Adri Cruz para rematar un tiro de Renan Zanelli pero dio en el palo, Raúl Blanco también puso empeño en que Guille no descansase pero una vez más fue Víctor Eimil el que dio el pase que encontró la meta gracias a la ejecución de Adri Castro. Un 1-0. Pero volvieron a toparse con su enemigo: el empate; 1-1 por medio de Álvaro en una acción más que dañina. Un rechace pega en Silva y Eimil salva, instintivamente, con la mano el balón para evitar que se cuele en la portería, la acción le vale la expulsión y el penalti con el que se genera el empate. Poco le pareció al palentino, entre la confusión y el malestar hizo la sentencia, 1-2.