“Estamos mejorando en varios aspectos porque a estas alturas todavía no estamos todos los sólidos que nos gustaría, pero en líneas generales el equipo, desde el primer día entrenando, da el máximo, tiene la voluntad de aprender, que es importante, y de mejorar y en esa línea yo creo que vamos bien. Las sensaciones son buenas, lo que hay que tener es una mental mentalidad adecuada para afrontar el partido”, así resume Armando Gómez la semana de preparación para el próximo duelo del COB, mañana a las 19.00 horas en Algeciras, un equipo que llega tras perder contra Cantabria.

“Es cierto que llegan de una derrota pero la semana anterior habían ganado a Marbella, es un equipo que no se despega. Además, lo que tengo claro es que cada equipo que se enfrenta contra nosotros da su mejor versión, simplemente por la ilusión. Yo no soy muy de redes sociales y sin embargo he visto que la gente está ilusionada por enfrentarse a nosotros, eso es un orgullo, seguimos teniendo ese nombre como club pero una vez que empieza el juego eso se acaba, hay que tener una buena mentalidad para no sufrir como sufrimos por ejemplo contra Morón”

Con todo, analiza al rival y señala que “ tiene jugadores experimentados, Miguel Ortega, Iago Estévez o Zane Najdaw son jugadores que tienen calidad para la LEB Plata, que están anotando con facilidad. No creo que la clave resida en parar a tres jugadores porque, al final, esto es un juego de equipo, pero si no salimos bien a nivel defensivo y no saltamos con la intensidad necesaria vamos a tener un encuentro con dificultades”.

Pero entre la prudencia hay tiempo para ensalzar al conjunto “estamos adquiriendo identidad, tirarnos a cada balón, ser agresivos, tener el foco en meter canastas después de que nos hayan anotado para contrarrestar... todo, primero por filosofía, y, después, porque hablando con los jugadores lo que les gusta es meter canasta, si los tengo moviendo balón sin el objetivo de encestar se van a aburrir y como no quiero que se aburran el objetivo es anotar rápido. “, advierte el técnico.

Y aunque el viaje es largo el entrenador sigue tirando de filosofía, “si quieren descansar que descansen y si quieren ver series que las vean, nos toca asumirlo con la mejor sonrisa”.