Los participantes del Rally de Ourense salieron ayer a las 17.00 horas del Jardín del Posío para inaugurar el campeonato con dos jornadas completas de competición que tuvieron como escenario los tramos cronometrados de Amoeiro y O Carballiño .

Los espectadrores. | // FERNANDO CASANOVA

Por la mañana, antes de la inauguración oficial, turno del shakedown y el tramo de calificación en Toén. No hubo sorpresas y el resultado fue el esperado: en el top 3 los tres favoritos , el asturiano “Cohete Suárez” junto con Alberto Iglesias a su derecha en el Skoda Fabia R5 se clasificaron los primeros con 106 puntos, en el segundo lugar el catalán Jan Solans con Rodrigo Sanjuan en el Citroen C3 R5 y 71 puntos, en el tercero Iván Ares y David Vázquez con el Hyundai i20 R5 y 58 puntos. Así fue el orden de salida.

Cohete Suárez en cabeza realizó los cinco primeros kilómetros de la prueba en un tiempo de 3.16 minutos terminando el primer tramo, el de Amoeiro, en 9.24.9 un tiempo que lo mantuvo en cabeza porque Solans fue 7,9 más lento e Iván Ares tampoco fue capaz de superarlo llegando 13.1 segundos más tarde. Tampoco lo consiguieron Eduard Pons ni el alaricano Javier Pardo que completó el primer tramo en 10.32.5. Pero fueron adelantados por Cristian García que escaló a la cuarta posición con un tiempo de 10.01.1 minutos, y por Óscar Palomo y Robert Blancht que se hicieron con la sexta y la séptima posición por delante de Pons y Javier Pardo.

Pocos minutos antes de que diese comienzo el tramo de Carballiño, todavía en el tramo de Amoeiro, los portugueses Hugo Lópes y Thiago Lópes tuvieron que abandonar el rally minutos después de arrancar porque perdieron una rueda haciendo el donuts de salida, chocando contra un bordillo .

El tramo sufrió además la primera baja, el piloto gallego Daniel Berdomás, que saldría undécimo, no pudo tomar la salida al volante de su Citroen C3 N5 por un fallo eléctrico.

En Carballiño, de nuevo Suárez dominó la pasada, el scratch fue para él que buscaba ampliar su ventaja y lo consiguió, su tiempo fue de 9.44.8 una marca que de nuevo no fue capaz de batir Jan Solans y tampoco Iván Ares. Llegó al final del TC-02 con una rueda pinchada pero alejándose de sus principales rivales, de Solans a más de 10 segundos y de Ares a más de 26.

En el cuarto puesto Cristian García pero fue finalizado con un minuto en el tramo anterior por lo que en la clasificación general, séptimo.

Al cierre de esta edición aún no se habían completado las segundas pasadas pero ya se habían producido una decena de abandonos. En Carballiño se vieron obligados a abandonar Sergio Cuesta y Diego Sánchez, también Domingo Estrada, Juan Carral y también Miguel García. Además por salida de carretera, José Álvarez y Alfredo Sal. Previamente Celestino Iglesias y Jorge Iglesias, a los mandos del Ford Fiesta N5, tuvieron un incidente en Amoeiro y también se retiraron.