Un proverbio de origen chino dice que el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo. El popular efecto mariposa ha llegado al fútbol ourensano. 

A mediados del mes de abril el aleteo se producía en el banquillo del Arzúa, el ‘queixo mecánico’ venía de perder frente al Atios por 1-0 en un momento de la temporada clave. Se reunió la directiva y tomó la decisión de prescindir del entrenador hasta el momento, Javi Rey, buscando un cambio de aires. El ourensano se quedaba sin equipo.

Con anterioridad, su paso dentro del fútbol gallego había estado en el Centro de Deportes Barco, allí era Manolo Pérez el que anunciaba su decisión de marcharse. Esta salida afectó directamente a un equipo de categoría inferior que se encontraba a punto de empezar la competición después de casi un año sin jugar, el Atlético Arnoia.

De la comarca del Ribeiro se despedía Iván González que ponía rumbo a la de Valdeorras, lideraría el CD Barco dejando a los blancos buscando entrenador con el tiempo justo.

A pesar de la brevedad de la temporada por sus filas pasó Alberto Álvarez quien no estaba “contento con ciertas cosas” y “no veía el avance que esperaba” y dejó el cuadro de nuevo en el mercado. Juanjo Vilachá fue quien cogió el timón.

El único que quedaba sin colores que defender era el técnico ourensano Javier Rey, pero ya no es un problema, tiene casa nueva de cara al próximo curso; el CD Barco ha recuperado al que ya fuera su entrenador en dos ocasiones; en la primera durante una única temporada consiguiendo el ascenso la regional, y en la segunda logrando ascender a la Tercera División y conservar la categoría. 

Así la siguiente ficha del dominó ha sido, de nuevo, Iván González. El también hace las maletas de vuelta al nido, lo acoge con los brazos abiertos el Atlético Arnoia un movimiento que no se esperaba Juanjo Vilachá, ahora es él quien se ha quedado sin banquillo. Por su parte, el vicepresidente, Rodrigo Aparicio, le desea lo mejor y le agradece todo el trabajo desarrollado con la plantilla pero confirma que el puesto será para Iván González, “con independencia de la categoría”, un dato importante y es que Vilachá ha recibido la noticia antes de terminar la temporada, tendrían que haber acabado el pasado domingo pero un caso de covid-19 en el Cultural Areas ha retrasado la última jornada hasta nuevo aviso, una cita importante porque el Arnoia tiene papeletas para ser de Tercera División, si ganan, hay plaza.

Más cambios

Sin verse afectados por cambios ajenos, pero buscando cambios propios, el ACD Polígono anunciaba que Diego González tampoco seguirá al mando el año que viene “se toma un receso, su corazón le sustenta y seguro le veremos a menudo por casa. Agradecidos por su dedicación, trabajo, esfuerzo y tesón”, apuntaban desde el club.

Movimientos también en las filas azulonas, en su caso la UD Barbadás no ha hablado sobre el puesto de Agustín Ruíz, ellos cambian la presidencia, hay relevos.

Después de 23 años José Manuel Fernández deja la directiva en manos de Pablo Campelo quien ha formado parte de ella durante dos años y ahora asume la presidencia.

Renovaciones

Velle y Nogueira son los conjuntos que han apostado por mantener sus cuerpos técnicos al completo, “un buen proyecto comiena con unos buenos pilares y estos son los nuestros ”, dicen en Nogueira donde continuarán Bruno y Víctor .

En Velle mismo sentimiento, la batuta a Óscar Sabucedo y a Jony Lameiras porque no ven necesario cambiar un trabajo que funciona.