La Unión Deportiva Ourense ha vivido sus primeras 24 horas tras el descenso consumado en la jornada del domingo en O Poboado, se trata del primer traspiés de un club que desde su formación solo había ido al alza.

A pesar de la frustración y de la tristeza echan la vista atrás y aseguran poder sentirse orgullosos de lo construido y “de lo que somos”. Bajo esa perspectiva apuntan directamente al Club Deportivo Ourense, el conjunto que se constituyó en 1952 y del que se despidieron en 2014 por problemas económicos pero que siempre ha estado presente en la UD Ourense, sus estatutos incluyen el mantener “vivo su honor” .

Fernando Currás, el actual entrenador, destaca el sistema democrático que había entonces y que ha seguido hasta el presente, “con los socios como propietarios y siendo la asamblea el organismo regulador”, un formato que “funciona” a la hora de tomar decisiones, decisiones como las que le toca tomar al club al verse en la Preferente.

“Creo que lo importante ahora mismo es que nos volvamos fuertes, tenemos la capacidad de hacerlo. Ya no tiene sentido mirar atrás, lo importante es mirar hacia delante, este club comenzó en una tercera regional y desde ahí hasta ahora. Yo entono el mea culpa por la situación actual pero creo que podemos salir mejores”, dice un emocionado Currás.

Así el míster traslada al camino recorrido por la Unión Deportiva Ourense; de la Tercera Regional, de jugar fuera del Couto, a su regreso al actual campo donde vivieron el ascenso a la Segunda Regional y también una Supercopa el mismo año en el que consiguieron una gesta que solo tienen otros dos equipos ourensanos: conseguir una liga perfecta disputando 28 partidos y venciendo en pleno.

El club cuenta con una historia de ave fénix, sabe resurgir de las cenizas, y en ello confía plenamente el míster, “lo que tenemos que hacer es levantarnos, e incluso más que levantarnos, alzar la voz y gritar y demostrar de lo que estamos hechos, porque creo que podemos estar orgullosos a pesar de lo sucedido. Vamos a recuperar la categoría, perdimos por méritos, porque así es, pero también por méritos es por lo que la vamos a recuperar. Por méritos y a nuestra manera, lo que nos hace Unión Deportiva Ourense, creo que esa es la apuesta del club, es nuestra filosofía y eso está por encima de cualquier otra valoración. Tenemos que afinar muchas facetas pero la principal la deportiva que es la que nos va a devolver a la Tercera División porque no merecemos menos.”

Pese a todo, Fernando Currás se permite reflexionar sobre el duelo del domingo ante el As Pontes, para él fue el reflejo de toda la temporada. “Fue muy complejo y no tenías el total dominio, tenías que tener un ojo en lo que estabas haciendo tú y otro en otros resultados, si ya de por sí era difícil trabajar con eso, nos encontramos con que el As Pontes se nos adelanta en el marcador, por suerte en ese tipo de situaciones estamos entrenados y el equipo fue capaz de sobreponerse a la adversidad. Creo que respondieron muy bien generando muchas situaciones de peligro pero, por desgracia, no fuimos quien de ganar, parece increíble y los que lo han visto lo saben, la traca final de lo que ha sido toda la temporada... increíble que de todos las oportunidades no tuviésemos un mejor resultado”.

En cuanto al otro marcador, el del CD Barco, Currás solo destaca que “pudo ser, pero no se dieron los condicionantes. Nosotros no tuvimos la capacidad para consolidar la permanencia, no tengo nada que decir, solo asumir la completa responsabilidad y felicitar al Barco porque esto es fútbol y así es esto, ellos han sido los salvados”.

La actualidad de la UD Ourense la resume el entrenador en una sola frase: “estamos jodidos y nada contentos, pero muy orgullosos de lo que representamos”. El entrenador concreta y matiza “por lo menos yo estoy orgulloso. Asumo mi responsabilidad por el descenso, pero aún con ello encuentro cosas que me hacen sentir ese orgullo, y eso es la plantilla, el ambiente que se género y la afición que estuvo ahí y está ahí; muchas cosas que en la derrota cobran mucho más valor. Sobre estas cosas positivas son a las que quiero llevar mi análisis y sobre todo mi pensamiento, no quiero pensar qué habría pasado si hubiésemos tenido un mayor porcentaje de acierto o que no habría pasado. El resultado es el que hay y aún no hay conversaciones serias pero creo que es el momento de que el club tome otro rumbo”.

Las reacciones el día después

Las redes sociales han sido el soporte en el que futbolistas y aficionados de la UD Ourense han compartido un mismo sentimiento, el mismo del que hablaba Currás, tristeza y mucho orgullo. Habían pasados escasos minutos desde que se supiese el resultado y al club ya le llegaban los abrazos desde las gradas de O Poboado pero también mucho ánimo en formato virtual, no todo cabía en tan poco aforo. Los primeros mensajes cuestionando cuándo se iba a poder renovar el carné porque de la “Unión Deportiva Ourense se es siempre” no se hicieron esperar y continúan a día de hoy, en la jornada de ayer se sucedían los “es lunes, a renovar el carné”. Muestras de afecto de una afición que el equipo ha destacado siempre como “ difícil de explicar, lo que te hacen sentir no lo tienen otros clubs”. Hasta O Poboado se trasladaron más de un centenar, “no para ver el milagro de la permanencia”, exponían, sino “para hacer lo de siempre, apoyar a los nuestros porque esta afición no entiende de categorías”. También desde el Cidade de As Burgas y desde el Club Ourense Baloncesto, dos equipos ourensanos que esta temporada han conocido su descenso, han querido levantar el ánimo a los rojillos censurándoles que “volverán y serán más fuertes”, “ya toca pensar en la próxima temporada y seguir dando pequeños pasos”, apuntó un Gonzalo García de Vitoria conocedor de la causa. A los mensajes de público, socios, amigos y compañeros de profesión se sumaron los de los protagonistas de la jornada, la plantilla de los unionistas tuvo palabras para los suyos y, en especial, para su gente. Para Cabanyes “hay cosas que para entenderlas hay que vivirlas” decía asegurando sentirse “eternamente agradecido”. Una línea similar a la de su compañero y anotador del último tanto en la categoría, Champi,más escueto pero con el mismo sentimiento: familia” dictaba su mensaje.; mientras para Vieytes “só se pode pedir perdón e dar as grazas” y era Viti quien resumía todas las emociones del club, jugadores y cuerpo técnico, en dos líneas “qué bonito abrazar con el corazón a los que sienten lo mismo que tú, grazas”.