El Ourense Envialia tuvo la revancha frente al Pescados Rubén Burela en la mano pero tampoco fue la vencida.

Las ourensanas, pese al esfuerzo, cedieron la Copa Galicia ante el Pescados Rubén Burela, un equipo que había hecho mucho daño a las filas de Morenín en los pasados encuentros y en esta ocasión no ganó con la misma superioridad. 

Peque abría el marcador para las de la mariña en el primer minuto y eran ellas las que dominaban, así al descanso un 2-0 con el que todavía había partido.

Al regreso salió el Ourense Envialia con una presión alta buscando castigar al rival qué sufría para mantener la renta. Pero el Envialia arriesgó en los minutos finales y fue suficiente para que el Burela metiese tres seguidos, acertaron Peque, Dani y Lety Cortés sentenciando un encuentro en el que en el último minuto tuvo el gol de honor María.