Poco pudieron hacer los unionistas en el Municipal de O Viso donde un Arzúa, que ha recuperado a su viejo entrenador, Chus Baleato, dominó y sentenció. 

Baleato fue el encargado de llevar al Arzúa a la categoría actual por primera vez en la historia del club. Con ello en mente, esta pasada semana, el Arzúa destituía a Javi Rey y recuperaba a Baleato con el que el que en la jornada de ayer el ‘Queixo Mecánico’ se lo complicó más a la Unión Deportiva Ourense. 

Los de Fernando Currás son conocedores de que cada partido es una final y llegaron al Municipal de O Viso con intención de que fuese un resultado positivo para el club. Mucha intensidad, sobriedad y seriedad por parte de los rojillos que empezaron dominando pero que vieron como sus esfuerzos eran reducidos a los 20 minutos de empezar cuando Vitito atravesó sin dificultades los palos que custodiaba Atanes. 

En la reanudación, el conjunto visitante peleaba por alcanzar un empate que no sucedió, en su lugar encajaron el segundo por mediación de la cabeza de Queiruga.

Con el 2-0 los unionistas recibían otro jarro de agua fría, tenían que defender los 20 minutos restantes con un jugador menos tras ver Amín roja directa. Cuando habían pasados escasos minutos, nuevo varapalo, Durán recibía dos amarillas consecutivas en la misma acción. La UD Ourense luchó con 9 hasta el final pero no fue suficiente para traerse los tres puntos a casa.