Después de haber caído ante el Conxo hace escasos tres días, el equipo de Cándido Gómez regresó a Os Remedios para medirse ante uno de los mejores equipos de su categoría, el Celta. 

Los jugadores del Pabellón llegaban cansados después de tantos partidos seguidos y con los ánimos afectados tras la última jornada, a pesar de ello intentaron atacar e imponerse durante los primeros 20 minutos, sin embargo no lograron impedir el primer gol de Hugo Sotelo en el minuto 16. A raíz de este momento el Celta ganó posesión y se impuso para meter el último tanto antes de marcharse al descanso 0-2. 

En la segunda mitad los ánimos comenzaban a reflotar con la primera oportunidad de un penalti a favor del equipo local que imaginaba un 2-1. No fue capaz de realizarse y, junto con algunos errores defensivos, el Celta no tardó en marcar el tercero. Ese tanto afectó a la plantilla que bajó los brazos y recibió un cuarto y un quinto que ya digieren para prepararse para el rival del fin de semana, el Deportivo.