Los de Cándido Gómez tienen mañana una recuperación de aplazamiento importante, la jornada decimoprimera frente al filial del Celta de Vigo. 

En la primera vuelta los celestes vencieron con un 2-0 que dejaba mal sabor de boca en los ourensanos conscientes de algunos errores que podrían haber evitado, en aquella jornada el Celta fue efectivo y dominador, pero jugaba en casa, en A Madroa, ahora es el Pabellón el que disputa en su campo.

Os Remedios acogerá mañana a las 18.00 horas un encuentro en el que las expectativas están tan altas como el cansacio físico y mental de las últimas jornadas.

EL Pabellón llega de haber competido a tres partidos por semana, sin casi descanso, aunque tras la derrota en Conxo, tienen la oportunidad de redimirse y recuperar el ánimo en el equipo frente a un rival que está por primera vez en la youth league.