Poco menos de ciento diez minutos duró el partido entre UD Ourense y Arenteiro, el derbi más largo del mundo. Ganaron los carballiñeses, 1-3, un partido en el que los rojillos dispusieron de dos penaltis y en el que una ambulancia tuvo que entrar en el terreno de juego para llevarse camino al hospital al lesionado Amin. Se quedó atrapada en plena labor de rescate, los futbolistas tuvieron que sacarla del apuro.

No es habitual dos penaltis a favor del mismo equipo en los primeros 28 minutos de partido. Tampoco que los dos los lance el delantero de la misma forma. Durán lo hizo. El primero, rigurosísimo, por una supuesta falta sobre Varo, lo sacó Diego García tirándose abajo; el segundo, claro, sobre Amin, lo transformó Durán sin que el guardameta llegara a lanzarse al suelo, otra vez junto a su palo izquierdo.

Los cinco primeros minutos fueron frenéticos, una falta que lanzó Alfredo no encontró rematadores ni quién la despejase y acabó perdiéndose muy cerca del poste. La respuesta la ofreció Naveira, que remató en el segundo palo el centro de Eimil, que volvía.

A los doce minutos ya habían sido amonestados dos futbolistas del Arenteiro, Naveira y Alex Fernández, a los que se unió un tercero, Germán Nóvoa, a la media hora. Ahí se pararon, no vieron más.

Sylla siempre debe estar vigilado. En una de esas que se escapó de la marca, el ariete visitante empaló desde la frontal un par de palmos por encima del larguero.

Llegó el 1-0, saboreado apenas tres minutos, los que tardó Portela para cabecear una falta desde la derecha de Renan Zanelli. El remate fue dificilísimo, girando la cabeza hacia atrás pero metiendo el balón por la parte alta del primer palo. No llegó Dani, por poco. Gol con reivindicación, con alusión al brazalete de capitán. Goles de dos ilustres de la casa Couto, Durán y Portela, siempre puntas de lanza en diferentes etapas rojillas.

Repitió alineación la UD Ourense y en el Arenteiro volvió Eimil. Javi Pazos se quedó esta vez en el banquillo, quedando Sylla como delantero centro puro.

Cuatro partidos sin ganar arrastraban los de Fran Justo, que a base de sumar todos los domingos llegaban instalados en la tercera posición. A ganar en casa y empatar fuera se habían abonado los rojillos, ya sextos y con pinta de seguir subiendo puestos. Pincharon, pero siguen teniendo buena pinta.

El partido arrancó a todo trapo, dos equipos con una sola idea, la portería contraria. Por la derecha del ataque buscaron hacer daño los locales, con Varo entrando con asiduidad y Amin dejándose caer por allí para buscar el centro. Así llegaron los penaltis, así llegó el 1-0.

Tiene tanto potencial el Arenteiro que si no es en jugada será a balón parado. Renan es impagable en estas labores, pone la pelota fuerte, tensa, precisa para el remate. Así llegó la igualada, sólo tres minutos después de verse por debajo.

Mediado el segundo tiempo, Amin forcejeó y cayó al suelo. Tanto tardaba en levantarse que el miedo entró en escena. Las asistencias quedaron con él, junto a la portería, por espacio de muchos minutos.

Continuó el fútbol y Portela tuvo que sacar lo mejor de sí para sacarle el derechazo a Varo, empeñado en hacer gol. Se jugaba el minuto 81 cuando Javi Pazos, en una posición muy protestada por los defensores, hizo el segundo visitante, cuando el tiempo apremia para el que lo recibe, que ve que se le escapa.

La última, para Cabanyes

Alberto Cabanyes tuvo la última, en el 85, cabeceó arriba. Amin no se recomponía y entró la ambulancia al campo. Se lo llevó, como el Arenteiro la victoria.

Alfredo se hace centenario, Durán falla el primer penalti

Alfredo siguió los mismos pasos de Pablo Corzo y con una semana de retraso de unió al club de los centenarios. Sopló las velas en un derbi contra el Arenteiro en el que los rojillos se adelantaron en el marcador a la media hora de juego gracias a un penalti convertido por Rubén Durán. Dato estadístico, el veterano vigués falló minutos antes el primero desde que viste de rojillo.

Los cuatro exrojillos gozaron de minutos

Con el Arenteiro llegaron al campo de O Couto cuatro futbolistas que la temporada pasada defendían a la UD Ourense. Dos de ellos empezaron el partido como titulares, Rubén Arce y Marquitos, en la segunda parte entraron los otros dos, Adrián Presas y Germán Pérez. En la otra acera, dos carballiñeses jugaron como locales, Carlos de Dios y Migui.

El sábado llega el derbi, tres días después contra el Choco

No tendrán que moverse los rojillos la próxima jornada, toda vez que el sábado se enfrentarán al Ourense CF, con los blanquinegros como equipo local. Tres días después, el martes 8, repetirán en casa, con el Choco como adversario. Cerrarán la semana visitando Porriño, frente al Atios.

Amin pasó la noche en el hospital en observación

Una mala caída obligó a Amin a pasar la noche en el hospital. A eso de las nueve y media de la noche esperaba pacientemente los resultados de las pruebas, “aunque me han dicho que no es nada grave”, precisó el canario, tranquilo. “Lo que sí que tengo que estar una noche al menos en observación”, añadió. Se dañó el cuello, en un saque de esquina mediada la segunda parte. “Salté más de la cuenta y caí mal, me hicieron la camilla y no tuve otra forma de caer”, dijo.