No ganó, ni empató, pero tampoco fue víctima de un atropello. El Atlético Navalcarnero derrotó al Cidade de As Burgas, pero sin la contundencia que exhibió ante las tres últimas víctimas, la última un equipo del potencial del Poio.

Imposible no temerse lo peor cuando antes del medio minuto de juego ya dominaban las madrileñas gracias a un gol de Irene Córdoba. No se descompusieron las ourensanas, que igualaron a los siete gracias a Clara Fernández. No tardó en llegar la contestación visitante, tres minutos después, de Becha.

A ninguno, pero menos a un equipo tan superior, se le puede permitir hacer dos goles en unos pocos segundos. Los hizo Ari, que puso un 1-4 ya inaccesible.

Mediado el segundo tiempo entró en el partido otra de las quinceañeras que tanto ilusionan a la familia verdiblanca, Carlota, que lo celebró haciendo el 2-4 definitivo.

En Leganés resurgió el Ourense Envialia, que se impuso por 4-6. Pronto golpearon las blanquinegras, que se adelantaron a los siete minutos con un gol de Judith, que volvía. Empataron dos después las pepineras, hasta que dos chispazos de Andrea Feijóo pusieron tierra de por medio. Aún en la primera parte, Carmen puso el 1-4. A la vuelta del descanso, Laura Uña hizo el quinto y aplacó la reacción local con el sexto. Los coletazos finales de las madrileñas apretaron el resultado.

Segunda división B

El cambio de entrenador no supuso el revulsivo esperado, el Sala Ourense cayó en A Estrada, 4-1. Al filo del descanso adelantó Pablo Martínez a los pontevedreses, que siguieron haciendo goles en los minutos 30, 38 y 39. Por el camino, 35, recortó distancias Martín Serantes.