Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol sala - Primera división

El Burgas persigue un imposible y el Envialia regresa a la liga en Leganés

El intratable Atlético Navalcarnero, el rival de las verdiblancas, con la baja de África

Codeso alecciona a sus jugadoras durante un tiempo muerto, en el partido contra el Roldán. |  // CARLOS PETEIRO

Codeso alecciona a sus jugadoras durante un tiempo muerto, en el partido contra el Roldán. | // CARLOS PETEIRO

Llega el ‘zampa equipos’ al Paco Paz, el Atlético Navalcarnero visita de nuevo Ourense (ya lo hizo para meterle cinco goles al Envialia) para enfrentarse al Cidade de As Burgas, desde las cinco. Excepto el Roldán, que le arrancó un empate a las madrileñas, el resto no pudo hacer otra cosa que sucumbir, cinco se comieron Esplugues y Leganés y media docena encajó el Poio.

“Es un reto muy chulo enfrentarte a un equipo que lleva dos años sin perder, tarde o temprano alguno le ganará, sería muy grande que fuéramos nosotros”, adelanta Manolo Codeso, que únicamente no podrá contar con la guardameta África.

“La intención es llegar vivos al final, entrar en los diez últimos minutos por delante o como mucho uno abajo. Si fuese así, cada uno sacaría sus armas”, recalca el entrenador.

El sábado pasado inauguraron el casillero de puntos las verdiblancas, que igualaron en Las Palmas. “Si por algo estoy jodido es porque creo que llevamos menos de los que merecemos. Porque del resto estoy muy contento, contaba que íbamos a necesitar uno o dos años para adquirir el ritmo con el que estamos jugando, en ese sentido estoy muy contento de ver que el equipo está creciendo muy rápido. Ya vendimos muy cara la derrota contra el Roldán o el Amarelle, venimos de puntuar fuera, si seguimos así tendremos mucho tiempo ganado”, finaliza.

Dificilísimo puntuar ante las rojiblancas este sábado y seguro que no lo harán el siguiente, obligado el Burgas a pasar por la jornada de descanso. Acto seguido llegará el derbi contra el Envialia y el siguiente partido no llegará hasta el mes de enero, el día 16 frente al Esplugues. Se supone que por el camino recuperarán el que tienen pendiente frente al Leganés de la segunda jornada.

A poco más de quinientos kilómetros regresará a la competición el Ourense Envialia, para jugar en Leganés a partir de las siete y media. Y regresa con mal pie, sin María Arias y prácticamente seguro sin Iria Saeta, que no ha entrenado en toda la semana con el grupo y su alineación ante las madrileñas se antoja muy improbable. Como no todo podía ser malo, Judith vuelve a la convocatoria, aunque todavía lejos de su mejor nivel.

Finaliza noviembre y apenas tres partidos disputados aparecen en la hoja de servicios de las de Gonzalo Iglesias, que jugará otros tres en el plazo de una semana, el día 5 contra el Poio, el 8 de nuevo en casa frente al Amarelle, en el aplazado de la primera jornada, y el 12 el derbi, con el Burgas como local.

Las madrileñas fueron unas de las que más tarde se incorporó a la competición, no lo hicieron hasta la tercera jornada, cuando arrasaron al Amarelle. Ganaron después en Las Palmas y seguidamente se toparon con el Atlético. Como el Envialia, tampoco jugaron el pasado fin de semana, de manera que han jugado también solo tres partidos. Caminan quintas, con seis puntos.

“Presión no tenemos ninguna; ganas de ganar las tenemos todas”, puntualiza Gonzalo Iglesias, que define al Leganés como “un equipo ofensivo, alegre, que se hace fuerte en casa”.

Un empate sin goles fue el resultado hace dos años y 2-4 ganaron las ourensanas el curso pasado.

La jornada se completa este sábado con el partido entre Amarelle y Teldeportivo y el domingo con la visita del Esplugues al Roldán. Esta vez le toca descansar al Poio.

Una nueva era

La ‘era Vivián’ arranca a partir de las siete en A Estrada. Tampoco están para tirar cohetes los pontevedreses, una sola victoria en lo que va de competición, es verdad que con un partido menos contabilizado que el Sala Ourense. Vienen de ganar en Narón, 1-3.

Compartir el artículo

stats