Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol

La normalidad nueva era esto, vivir en un sinvivir

El Compostela, rival del Arenteiro este sábado en Carballiño, suspende el partido ante el Pontevedra por culpa de un positivo

Fran Justo, ayer, bien amarrado a una carpeta.

Fran Justo, ayer, bien amarrado a una carpeta. // Carlos Peteiro

A falta de menos de un mes para que comience la Tercera división es momento para los amistosos de pretemporada, necesarios para que los equipos se rueden. Uno de ellos está programado para el sábado a las seis en Espiñedo, Arenteiro-Compostela. Pero dado como están las cosas, lo más sensato parece cruzar los dedos según se acerquen los partidos y no dar por hecho su disputa hasta que la pelota comience a rodar. Porque ayer debían haber recibido los santiagueses al Pontevedra, suspendido finalmente por el positivo por Covid de un familiar de un futbolista compostelano.

No es el único caso, el Deportivo-Estradense, fijado igualmente para este miércoles, en Abegondo, tampoco llegó a disputarse por el positivo el martes de un futbolista herculino, que aunque no presentaba síntomas fue aislado de manera inmediata. Como consecuencia, toda la actividad blanquiazul se detuvo, quedando compañeros y entrenadores pendientes de nuevos test para poder volver al trabajo.

"No nos queda otra que enfrentarnos a esta nueva situación, adaptarnos pero también enfrentarnos y aprender a convivir con ella", detalla Fran Justo, encantado de la vida con la posibilidad que al partido frente al Compostela puedan acceder alrededor de medio millar de aficionados. "Es un aliciente más, qué duda cabe. Todos tenemos ganas de sentir a la gente cerca, que dado lo que estamos pasando puedan olvidarse durante dos horas y sentir lo que verdaderamente nos apasiona a todos, el fútbol".

"El Compostela es uno de los equipos más importantes de Galicia, es un lujo que pueda venir a jugar a Carballiño", relata Justo, que no esconde que "nosotros tenemos mucho trabajo por delante, aunque estoy muy contento con las sensaciones que me están transmitiendo los futbolistas. De lo que se trata es de darle la mejor forma al equipo para que llegue en las mejores condiciones al 18 de octubre", añade.

"Espero ver el típico partido de pretemporada, las cositas van poco a poco. El Compostela va a llegar mucho más rodado, llevan dieciséis días más de trabajo. Seguro que vemos imprecisiones, errores, y seguro que los últimos minutos de cada periodo nos van a costar", recalca.

El resto de amistosos

Pendientes de la UD Ourense, el Ourense CF se enfrentará el sábado a las once al filial del Lugo y el Barco se medirá a la Ponferradina B.

Compartir el artículo

stats