Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol

UD Ourense - Ourense CF: Colorín colorado, cuento terminado

El proyecto de matrimonio entre ambos conjuntos acaba en la pedida de mano

Presidente y miembros de la junta directiva rojilla, el jueves antes del comienzo de la asamblea.

Presidente y miembros de la junta directiva rojilla, el jueves antes del comienzo de la asamblea. // I.O.

Fue bonito mientras duró. O no. El matrimonio que se pretendía entre UD Ourense y Ourense CF no pasó de un breve noviazgo. En la pedida de mano acabó todo, los padres de uno de los contrayentes se opusieron en rotundo. También el cura, Gonzalo Pérez Jácome, que entre portazos dio por acabada la unión de los cuerpos a la vez que lamentaba que la respuesta de los socios rojillos responda "ao odio".

La asamblea extraordinaria del jueves, fijada en principio para informar a los familiares de uno de los novios de la hora de la ceremonia y el lugar del banquete, acabó, aun sin votar, con la anulación de la boda. Sine die. Por el camino, el rechazo frontal de amigos y familiares del novio, que no se cortaron un pelo en exteriorizar su oposición frontal, los últimos frente a la capilla. Entre ellos, los asambleístas, estaba el padre de uno de los contrayentes, Camilo Díaz, emparentado a la vez con la otra familia (es socio fundador de la UD Ourense). Pese a remarcar las bondades del enlace, antes de entrar por la puerta del Auditorio ya tenía claro que cada uno iba a seguir por su lado. "Era consciente que la tarea era muy complicada. No hace falta votación, en la asamblea se palpó sobradamente la imposibilidad de que salga adelante. En Ourense nos conocemos todos, lo que había leído y escuchado en los últimos días me llevaba a conocer la respuesta. Me sentí muy cómodo y muy bien tratado en la asamblea", reflexionaba el presidente del Ourense CF a media tarde, centrado en la semifinal de sus chicas en Málaga.

"No sé si se ha escapado una gran oportunidad, lo que sí que tenemos que remar todos hacia el mismo camino buscando siempre lo mejor, dejar atrás los egos y las rencillas. Todos debemos ceder algo si queremos intentar disfrutar de un club competitivo en Ourense que quiera seguir creciendo. Vamos a seguir por tanto con dos modelos de club, ninguno es mejor que el otro, nosotros tenemos claro el nuestro, mejorar año tras año", remachó. De momento, le espera una fase de ascenso en julio.

Pocas reacciones en la otra acera, la de la UD Ourense. Se supone que queda pendiente una asamblea en la que rendir cuentas de la temporada. Porque votar por un solo club ya no tiene sentido, uno y otro queda soltero, la pregunta es si les saldrán pretendientes que merezcan la pena. O si quieren tenerlos, que no está claro.

No había salido por la puerta el último de los invitados a la pedida de mano y Pérez Jácome ya había tirado al río el libro de plegarias y le había dado al teclado para tildar la asamblea de comunista, augurando para el que no comulgaba con la boda un futuro arrastrándose por categorías menores o simplemente desapareciendo de la faz de la tierra. Recién amanecido el viernes, volvió a la carga, esta vez con membrete oficial del Concello, para lamentar que los socios rojillos decidiesen seguir "seguir nas tebras" y recalcar que ha sido "el odio" el que ha echado por tierra la boda del año en Ourense.

Compartir el artículo

stats