Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol - Tercera división

Inolvidable para olvidar

Dani Pedrosa no encontró en Ourense los goles que perseguía

Dani Pedrosa, a patadas con un rollo de papel higiénico. // FdV

Dani Pedrosa, a patadas con un rollo de papel higiénico. // FdV

"Me falta ese año de veinte goles, o de más de quince". Dani Pedrosa buscó en la vuelta a Galicia para regresar con todas las de la ley a la Segunda división B. No ha podido ser, cuando había vuelto a las alineaciones se detuvo la competición. No todo iba a ser malo, el lucense terminó en Ourense la carrera de Nutrición, iba a empezar las prácticas en el hospital cuando se decretó el estado de alarma. En una aldea cercana al aeropuerto de Santiago, en Loureda, pasa las horas junto a su novia y sus futuros suegros, allí prepara el trabajo de fin de grado.

"Llevaba unos partidos entrando desde el banquillo y ya contra el Alondras y en Santiago jugué todos los minutos. Yo deseo que se acabe la temporada, egoístamente es lo mejor para mí, estoy mejor ahora que cuando se paró la liga. Mi opinión es que esta se debería terminar y que empezáramos la siguiente en otras fechas. Es verdad que es complicado jugar en Ourense en los meses de verano, pero también pasamos mucho calor en las pretemporadas. Ya, ya sé que está complicado", relata.

EN DIRECTO

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

Una temporada desgraciadamente inolvidable para olvidar en el caso de Pedrosa. ¿Lo comparte? "Sí, podría ser un buen resumen. Me costó coger ritmo, luego llegaron las lesiones, y cuando había conseguido la titularidad vino la suspensión de los partidos. Yo vine a Ourense con la intención de completar un buen año y volver a la Segunda B. Entre unas cosas y otras no ha podido ser".

Goles se le piden a un delantero centro, otra cosa es que Pedrosa haga muchas más cosas en el campo... "Me falta ese año de hacer veinte goles, o quince al menos. En el Cerceda me quedé en siete, el año pasado en Valladolid tampoco se pudo dar. Para eso bajé a la Tercera división, para volver con más fuerza a la Segunda B".

Como futbolista, ¿le preocupa estar jugando varios meses a puerta cerrada, sin apenas ingresos para los clubes? "Ya pasé en el Cerceda lo que es estar sin que te paguen. Si ya de por sí jugar sin aficionados es triste, que encima no entre dinero en los clubes... Mira nuestro equipo, es un club popular, aquí no hay una persona detrás que esté poniendo dinero todos los años. No sé la solución, igual un canal de televisión dedicado a dar partidos de Segunda B y Tercera...", remarca.

"Hacer un buen año individualmente o al menos pelear el ascenso con el equipo. Por eso digo que egoístamente me gustaría acabar la temporada. No se ha dado, pero no considero que haya dado un paso atrás, sigo aprendiendo de cada etapa, me considero un buen profesional, me cuido mucho", detalla.

"Los diez últimos partidos marcan una temporada, yo llegaba bien a ese momento. Sigo pensando que vamos a acabar, de momento no pienso en nada más", acaba.

Compartir el artículo

stats