Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol sala

Ourensanos por la provincia

Los jugadores del Sala Ourense pasan los días de obligado parón repartidos entre Ourense, Allariz, Xinzo, Carballiño...

Raúl Rivero pasa el confinamiento en Xinzo. // FDV

Raúl Rivero pasa el confinamiento en Xinzo. // FDV

Un mes sin competición para el Sala Ourense, desde que el sábado 29 de febrero se impuso en Asturias. Ahí se paró el tiempo, quinto en el grupo 1 de la Segunda división B (disputarían la Copa la próxima temporada), dos puntos por detrás del cuarto, el Esteo coruñés, al que tiene que recibir en Os Remedios (los cuatro primeros disputarán el play off de ascenso).

Siete jornadas faltan, ¿se reanudará la liga? Contesta Víctor Sousa, el presidente. "Uf, es una pregunta muy difícil de responder. Sería lo más justo, pero quién sabe. Lo primero tiene que ser detener la enfermedad, estamos hablando del pico pero a lo mejor no es lo mismo en unos sitios que en otros. Pero sí, tiene que terminar, si no ¿para qué ha valido lo que ha hecho cada equipo? Porque ésta no es una liga profesional, aquí no puedes ajustar el calendario y poner jornadas miércoles y sábados. ¡Estamos nosotros para ir a jugar a Palencia o Valladolid un miércoles! Insisto, acabar sería lo más justo, siempre teniendo muy presente que por encima de todo está la salud. En fin, lo que se decida habrá que aceptarlo".

En el Sala Ourense no hay posibilidad de ERTES, pero... "Estoy preocupado por la respuesta que nos puedan dar los patrocinadores, la mitad de nuestro presupuesto procede de empresas, el dinero va entrando todo el año. Entiendo que no es el mejor momento para hablar de esto", relata el presidente.

Una vez conocido el parón en la competición, la semana previa a recibir al Unión Arroyo, en el Sala Ourense tiraron de imaginación y cambiaron de rival, se olvidaron de los vallisoletanos y se enfrentaron, de forma virtual claro, a otro mucho más dañino llamado Coronavirus, al que derrotaron por 4-2 después de haber llegado perdiendo al descanso.

"Lo hicimos desde el respeto, con la intención de mandar durante el partido mensajes de prevención. Fue algo simpático, levantó el partido un jugador al que llamamos Cuarentena, estaba fresco después de quince días sin jugar. Al resto de nuestros jugadores los llamamos Jabón, Lávate las manos, Yo me quedo en casa... Lo que sí fue real fueron los sorteos", detalla Sousa.

"Intentamos estar en las redes de una forma activa, como tantos otros clubes hemos teñido de verde el escudo y las redes sociales. El mes que viene va a ser decisivo, no es lo mismo para los jugadores estar parados un mes que dos", remarca.

Esos jugadores que están desperdigados por la provincia. Por ejemplo, David Bermejo pasa el confinamiento en su casa de Carballiño; Iván Costa, 'Allí', está encerrado en Allariz; en Xinzo encontramos a Raúl Rivero; y en Ourense se ha quedado Dani Gato. "Hemos conseguido que nuestro centro deportivo nos envíe sesenta minutos de sesiones a domicilio, que luego reenviamos a los jugadores", recalca.

Se acabe o no la temporada, Sousa está satisfecho del desenvolvimiento de jugadores y cuerpo técnico. "Estamos contentos porque se ha conseguido el objetivo, la consolidación del club. Hemos dado un paso más, la primera vuelta de la temporada pasada fue buena, pero la segunda no; ésta hemos sido más regulares".

"Hemos sacado del equipo un buen rendimiento deportivo, los aficionados han disfrutado. En estos tiempos tan difíciles, hemos de mantener una actitud positiva, poner una sonrisa, seguir activos en las redes. Esta batalla la ganamos", finaliza.

Compartir el artículo

stats