En el mes de agosto de 2014, cuando la UD Ourense comenzaba a formarse, Óscar López aceptó el encargo de Antonio Dacosta y pasó a convertirse en el delegado de campo del nuevo Club. Su historia estuvo vinculada desde siempre al ourensanismo, primero como socio del CD Ourense junto con su padre y, más tarde, por iniciativa propia. En el medio se sitúa un pequeño paréntesis de 13 años en los que Óscar López tuvo que dejar de ser socio para dedicarse al arbitraje. Un parón del que regresaría después en la temporada 2013-2014, la misma que "desgraciadamente" fue la última de CD Ourense.

Óscar López estuvo en todas las reuniones que se llevaron a cabo en la grada de tribuna de O Couto para intentar salvar a CD Ourense y, más tarde, en las que darían vida a su "heredero", como él mismo lo describe, la UD Ourense.

El corazón del Club

"Los inicios, al igual que todos, fueron complicados pero afortunadamente la afición siempre ha sido el corazón del Club y su impulso nos ha traído hasta aquí", cuenta Óscar López.

El delegado de campo de la UD Ourense recuerda "como si fuera ayer" los partidos en Tercera Regional. "Se empezó entrenando donde se podía, compitiendo en campos de tierra de la provincia", recuerda Óscar López. Frente a lo que pudiese parecer este ourensanista recuerda esta época como "ilusionante y emocionanate". Precisamente el año del comienzo fue el mismo en que ex jugadores del CD Ourense que ya habían colgado las botas volvieron a salir al campo para sacar al nuevo Club adelante, fue también a lo largo de estos primeros meses cuando las gradas de Os Remedios se quederon pequeñas para acoger a todos los ourensanistas. "Es muy gratificante volver la vista atrás y ver la evolución de este Club desde Tercera Regional hasta Tercera División, siempre con el aliento de sus seguidores", subraya el delegado.

Si se le pregunta a Óscar López con qué se quedaría de las seis temporadas que lleva al pie del cañón de la UD Ourense su respuesta se resume en "varios momentos y el factor humano" que ha tenido la suerte de conocer en esta aventura. En primer lugar hace referencia al primer partido de la UD Ourense en O Couto en diciembre de 2014 contra un Palmés que salió derrotado 7-1, con la Tribuna llena a rebosar. "El ambiente que se vivió ese día en el campo fue espectacular", precisa. También guarda un lugar destacado en su memoria el ascenso a Preferente y la subida a Tercera División frente al Atios. Tampoco se olvida de muchos escenarios que al principio eran solo "un sueño" como jugar en el estadio de San Lázaro o en A Malata pero, por encima de todo, están "las personas que hacen grande al Club".