Sin los lesionados Tiago y Yago Rivas inicia la temporada el Ribeiro Balonmano, en la cancha del Chapela. a las seis y media.

Félix Mojón, el entrenador ourensano, adelanta cuáles van a ser las premisas sobre las que se van a sustentar el juego del conjunto ribadaviense. "Somos un equipo pequeño, que no es fuerte físicamente. Somos un equipo rápido, lo que en fútbol sería jugones, nos va el tiqui taca. En Chapela, pero también en el resto de partidos, vamos a defender muy arriba, con los consiguientes riesgos en defensa, y vamos a correr mucho, con ataques muy rápidos. Es por ello que la idea va a ser siempre hacer más de treinta goles, en ese caso tendremos mucho ganado. Por debajo, con marcadores que bajen de esas cifras, nuestras opciones decrecen considerablemente".

"El Chapela es un hueso duro, un histórico que no hace mucho estaba en la Asobal con un entrenador referente como Fran Teixeira. Se han reforzado muy bien, era un equipo demasiado veterano y eso lo ha corregido. Va a ser difícil", adelanta.

Enfrente, un Ribeiro con cinco altas (Tiago, Xurxo, Borja, Yago Rivas y Yago Fernández) "y con mucha ilusión, muy guerreros", remarca Mojón, que no esconde la dureza inicial de un calendario que en el debut de los ourensanos en casa, el sábado 28, tiene preparada la visita del Xiria de Carballo. "Otro equipo muy duro, segundo la temporada pasada. Pero otros gigantes han caído en Ribadavia", concluye.