Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Modesto García: "Mi madre es la que más agradece que haya dejado la presidencia"

"Éramos forofos antes que directivos, dirigir el Ourense ha supuesto el orgullo más grande de mi vida"

Modesto García, ayer, pegando el cartel del partido del domingo contra el Choco. // Brais Lorenzo

Modesto García, ayer, pegando el cartel del partido del domingo contra el Choco. // Brais Lorenzo

Un expresidente español aseguró en sus memorias que se había dado cuenta de que había dejado de serlo cuando dejó de sonar el teléfono. De repente nadie le reclamaba. Modesto García lleva mes y medio fuera de la presidencia de la UD Ourense. Fuera pero no alejado, ayer andaba a eso de las seis y media de la tarde pegando carteles con el partido de liga del domingo.

- ¿Qué es de su vida?

- Sigue siendo la misma. O más bien parecida. Claro, ahora no voy tanto por las oficinas, no tengo responsabilidades. Pero siempre estaré dispuesto a echar una mano, Ramón (Dacosta, el nuevo presidente), Diego (Soto) saben que estoy ahí para lo que necesiten.

- Socio de a pie pues, ¿cómo son ahora los domingos?

- Más tranquilos, es indudable. Antes estaba en el campo dos horas antes del comienzo, el volumen de llamadas era tal que me decían que vivía enganchado al teléfono. Muchos partidos te los perdías, tenías que ir de un sitio a otro y prácticamente ni te enterabas. Ahora todo es mucho más cómodo, llegas, te sientas y ves el fútbol.

- Y menos encorsetado, aunque usted nunca se cortó a la hora de ir al fútbol con la camiseta de la UD Ourense...

- Siempre lo he reconocido, éramos forofos antes que directivos. Ser presidente del Ourense ha supuesto el orgullo más grande mi vida. Es verdad que no podía reprimirme, o lo hacía a duras penas, el fútbol es sentimiento, pido disculpas si ofendí a alguien. Como presidente andas mucho más atado, ahora tienes más libertad.

- ¿Se le quejó alguno?

- No, por mucho que llevara una camiseta puesta yo creo que siempre me he sabido comportar, Yo valoro mucho a los presidentes del fútbol provincial, tan pronto están atendiendo el bar como están pintando las líneas del campo, algo que yo no he tenido que hacer, yo tuve mucha ayuda siempre. Cuando lo pasé realmente mal fue en las finales de Copa, en el palco estás encorsetado. Ahí no llevaba camiseta, pero sí un pin o una bufanda. Ya sabe, guardar las formas.

- Ha estado con el equipo en las dos salidas, en el campo del Paiosaco y en el del Pontellas...

- Sí, pero no soy el único. No me he perdido un solo partido de liga, ni en casa ni fuera. No lo digo por sacar pecho, porque puede pasarte cualquier cosa. En Copa sí que he faltado a alguno. Sí sé de socios y socias que han estado en todos. Al final, esa pasión es lo que mueve este club.

- ¿Cuál es la persona que más agradece que haya dejado la presidencia?

- Quizá mi madre. De todas formas, yo siempre traté de llevar el cargo de una forma personal, de manera que la gente que me rodea no se viese perjudicada. Ya digo, quizá mi madre, es una persona mayor y ahora se siente más tranquila. Ya se sabe, las madres sufren mucho por los hijos.

- El móvil suena menos...

- El otro día lo miré y me quedé sorprendido, sólo tenía una llamada en todo el día... Yo recuerdo facturas de 1.200 minutos al mes, ahora no llegan a 300.

- ¿Duerme ahora más?

- No se crea, duermo más o menos lo mismo, seis, siete horas. Tardo en acostarme y me cuesta levantarme, pero eso también era así antes.

- ¿Cómo ve la temporada?

- Con muy buena pinta, yo creo que tenemos mejor plantilla que el año pasado, más equilibrada, con una mayor competencia. La veo con mucha ilusión. Fue una pena que se nos escapasen dos puntos en Pontellas, pero otros días ganaremos puntos que no merezcamos, al Choco vamos a ganarle 2-1.

Compartir el artículo

stats