Se acabó el culebrón. Maxi Gómez jugará el próximo curso en el Valencia y Santi Mina volverá a vestir la casaca celeste en los próximos cinco años. La negativa del Celta a la pretensión de West Ham United de fraccionar el pago de la cláusula de rescisión del delantero uruguayo ha desactivado la desesperada ofensiva del club londinense para dinamitar el acuerdo firmado el pasado jueves entre el equipo vigués y el conjunto che.

La firmeza del Celta para preservar el trato firmado la pasada semana con el Valencia ha permitido que la operación se haya concretado. La entidad que preside Carlos Mouriño se ha mostrado inflexible en su exigencia de que el West Ham hiciese efectiva en LaLiga la cláusula de Maxi en un solo pago y ha obligado al equipo inglés arrojar la toalla.

Stellar Group, la agencia de representación del futbolista que ha alentado la ofensiva de los Hammers, cerró ayer tarde en Paterna el contrato que vinculará a Maxi al Valencia por cinco años. Los denodados esfuerzos de los agentes del uruguayo por torpedear el acuerdo con el Celta forzando a última hora la mudanza de Maxi a Londres han caído en saco roto. También la suculenta comisión que pretendían embolsarse.Al cierre de esta edición sol faltaba que el delantero uruguayo, de vacaciones en su país, firmase el acuerdo.

Concretado este último trámite, el acuerdo pactado el pasado jueves entre el Celta y el Valencia adquiere plena validez: Maxi pasa a pertenecer al Valencia a cambio de Santi Mina, la cesión por dos temporadas del defensa central tinerfeño Jorge Sáenz y un monto fijo de 14,5 millones de euros que puede incrementarse en 1,5 más, hasta los 16 millones, si se cumplen determinadas variables.

El equipo vigués se hace además con una opción de compra sobre el zaguero canario por 7 millones de euros. Si el Celta decide ejercerla, el Valencia se guarda la posibilidad de repescar a Sáenz por una cantidad mayor. Y la guinda del pastel: el Celta conserva el 20 por ciento de los derechos económicos de la plusvalía que genere un futuro traspaso de Maxi Gómez, algo que le puede suponer a las arcas viguesas otra cifra importante..

La venta del uruguayo, por quien el Celta pagó hace dos años a Sporting Defensor 4,3 millones, se convierte en el mejor negocio de la historia del club vigués, superando ampliamente los 18 millones de euros que el club se embolsó en 2017 por el traspaso de Nolito al Manchester City. La entidad que preside Carlos Mouriño vende a Maxi por una suma que fácilmente superar en el futuro lo recibido por el sanluqueño, añade a la Operación Retorno a uno de los más interesantes delanteros formados en su cantera y completa sus refuerzos defensivos con la incorporación de un prometedor central al que la dirección deportiva celeste seguía los pasos desde hace tiempo.

La idea del Celta es que Santi Mina y Jorge Sáenz, que tuvieron día libre en el Valencia, viajen a lo largo de la jornada de hoy a la ciudad para cumplir en A Sede con el protocolo de estampar su firma en los contratos que los vincularán al Celta por las próximas cinco y dos temporadas, respectivamente. La presentación de ambos jugadores se celebrará entre mañana y el viernes.

Con el regreso de Denis Suárez, la incorporación de Santi Mina y Jorge Sáenz y el fichaje del defensa central ghanés Joseph Aidoo pendiente tan solo de firma, el Celta cierra a cinco semanas del inicio de la Liga cuatro de los seis refuerzos que proyectaba. El grueso del trabajo está hecho. Resta apenas que el club haga oficial la contratación del zaguero internacional ghané y la llegada de los dos atacantes de banda con los que la dirección deportiva ha programado cerrar la plantilla.

El principal objetivo para reforzar la banda izquierda es Nolito, cuyo fichaje se cuece a fuego lento sin descartar otras alternativas. El Celta cuenta con la ventaja de que es la primera opción del jugador, que desea retornar al equipo en el que desplegó su mejor fútbol, pero sobre todo sabe que el tiempo juega de su parte, ya que Nolito no entra en los planes del Sevilla y el club nervionense necesita aligerar carga salarial para hacer espacio a los nuevos fichajes. El elevado sueldo de Nolito le allana el terreno.