Samuel García se adjudicó los Cuatro Días de ciclismo, después de una cuarta etapa que se apuntó Roberto Mediero.

La última jornada de esta challenge comenzaba a un ritmo trepidante, con continuos intentos de escapada que no fructificaron. Al paso por la localidad de Taboadela, Daniel Gomes amasaba medio minuto de ventaja sobre el pelotón, pero pronto se le unirían tres corredores más, Roberto Mediero, Iago Alonso y Eduardo Tajes.

Fue entonces cuando una aparatosa caída en el descenso del alto de Taboadela acabó con tres corredores por los suelos, precipitándose incluso por un terraplén. Juan Luis López fue el peor parado, evacuado al hospital con una fractura de clavícula y varias magulladuras.

La carrera estuvo varios minutos neutralizada, cuando los fugados conservaban una ventaja que rondaba los veinte segundos.

El fuerte ritmo de la escapada tras la vuelta a la carretera unido a un titubeante comienzo del pelotón hizo que los de delante comenzasen las rampas más duras del alto de A Piuca con 56 segundos de ventaja. Roberto Mediero no desaprovechó la oportunidad y se marchó sin preguntar hacia la línea de llegada, que superó en solitario.

En el descenso se juntaron todos, alcanzando la meta medio minuto más tarde que el vencedor. Rubén Fernández encabezaba el grupo perseguidor, superando en meta a Aser Estévez. Octavo entraba Samuel García, que hacía valer la ventaja ganada el jueves, suficiente para proclamarse vencedor de los Cuatro Días de Ourense.