29 de enero de 2019
29.01.2019

Mouriño: "Podemos revertir la situación"

El presidente del Celta se muestra convencido de que el equipo, que ha caído a puestos de descenso, superará la difícil situación deportiva ä Ratifica a Cardoso

29.01.2019 | 02:49
Carlos Mouriño, ayer. // Ricardo Grobas

Miguel Cardoso seguirá dirigiendo al Celta al menos hasta el próximo sábado, después de que ayer lo ratificase en el cargo el presidente del club, Carlos Mouriño, quien se mostró preocupado por la crisis de resultados del equipo celeste -desde ayer en puestos de descenso- y por la amenaza que se cierne sobre la plantilla después de que tres clubes europeos se mostrasen dispuestos a pagar antes del viernes las claúsulas de rescisión de los contratos de Maxi Gómez, de Brais Méndez y, aunque no lo citó, posiblemente de Stanislav Lobotka. Así lo reconoció el presidente céltico durante la comparecencia pública que protagonizó en la tarde de ayer en la sede de Príncipe para repasar la actualidad de la entidad celeste. Las continuas ofertas que llegan al club por numerosos futbolistas de la plantilla es uno de los motivos que según Mouriño explicarían el bajo rendimiento de un equipo que arrancó LaLiga con el objetivo de clasificarse para una competición europea pero al que los malos resultados le han obligado a modificar el plan inicial y tener que pelear ahora por la permanencia en la máxima categoría. La situación que vive el equipo la calificó Mouriño "de más delicada que difícil", pero subrayando su convencimiento de que se superará. Mientras tanto, el club espera incorporar estos días dos refuerzos: un lateral izquierdo y un delantero. El bético Sergio León es una de opciones que manejan en Príncipe para reforzar la línea de ataque.

convencido y optimista

Desde el salón regio de la sede de Príncipe, arropado por cinco de sus consejeros (solo faltó Primitivo Ferro) y con todos los directores de los distintos departamentos del club presentes, Carlos Mouriño arrancó su intervención admitiendo la complicada situación deportiva que atraviesa el Celta pero se mostró convencido de que el equipo saldrá adelante. "No podemos negar que estamos en una situación delicada, que nos lleva a tener algo de preocupación. Pero creemos que podemos revertirla. Hemos estado otras veces así y siempre le hemos dado la vuelta. Esta no va a ser la excepción. No nos va a faltar la decisión. Todos en el club estamos unidos y nos da fuerza para transmitírselo a los jugadores y a la afición. Podemos conseguir el objetivo de la permanencia. Hemos cometido fallos pero todavía lo tenemos al alcance de la mano si todos nos damos la mano para salir adelante", señaló a modo de arenga hacia el celtismo y hacia los jugadores del primer equipo. "Si durante siete años lo hemos conseguido, no tenemos que pensar que este año no va a ser lo mismo".

"Vestuario sano"

Aunque la actual situación deportiva del Celta pueda recordar a las de los años 2004 y 2007 (entonces el equipo descendió a Segunda), el presidente del club vigués quiso establecer diferencias con tiempos pasados. "Creo que el vestuario es sano. Es la ventaja que veo con respecto a esas situaciones. No veo diferencias grandes en el vestuario. La declaración de Hugo, la primera, es después de haber sufrido un bajón importante en un partido. No hay encono en el vestuario. Pongo el ejemplo con Emre, que es un chaval cojonudo, que no se mete con nadie. Es muy buena persona. Pero en este momento no está pensando en que su futuro es el fútbol y que debe jugar al fútbol. No hay mal vestuario", subrayó el dirigente céltico.

crédito al técnico

Miguel Cardoso continuará como entrenador del Celta al menos hasta el sábado. Una derrota ante el Sevilla podría acabar con el crédito del portugués. Mouriño no se compromete a darle más tiempo si el equipo suma la sexta derrota consecutiva. "Yo no puedo hacer ese tipo de compromisos. Es un proceso, no puedo asegurar que quede o no. Lo que sí puedo asegurar es que mientras esté aquí tendrá nuestra máxima confianza".

No buscaron sustituto

A pesar de que se disparasen los rumores sobre posibles candidatos a suplir a Cardoso después de la derrota en Zorrilla, incluso que se apuntasen nombres con los que podría estar negociando el club, Carlos Mouriño fue tajante ayer sobre la fidelidad al todavía entrenador céltico. "Nadie podrá decir que nos hemos puesto en contacto con ningún entrenador. Tenemos una lista, pero ningún entrenador o agente podrá decir que nos hemos puesto en contacto con ellos", añadió en referencia a que surgieran nombres en las últimas horas como los de Míchel González y Fran Escribá como aspirantes al banquillo celeste.

política de fichajes

Los malos resultados del Celta han provocado que se cuestione la política de fichajes del club, que apostó por jóvenes promesas con escasa experiencia en la élite. El dirigente céltico se defiende de las críticas: "La política de fichajes no ha sido mala. La prueba está en la cantidad de jugadores que se quieren llevar otros clubes. Tenemos que convencer al jugador y al representante para que se queden. Hoy apareció uno. Nos quieren llevar a cinco jugadores para ya, en cuatro días. Creo que esto ha afectado a los jugadores, pero sin ninguna disculpa. Sabemos que no hemos planificado excesivamente bien porque si no, no estaríamos dónde estamos. Para los equipos grandes o pequeños es muy difícil acertar en todos los fichajes. Para los pequeños, no acertar en dos o tres fichajes supone un hándicap mucho mayor".

ofertas mareantes

Mouriño confirmó el interés que han despertado en esta ventana del mercado de fichajes Maxi Gómez (por el que suspira el West Ham), Brais Méndez (Newcastle) y proablemente Lobotka (Nápoles, entre otros). El uruguayo y el eslovaco están blindados con 50 millones de euros de cláusula cada uno. La del mosense se eleva a los 25 millones. "No solo se han interesado por Brais y por Maxi. Tenemos el temor de que puedan pagar la cláusula de alguno más. Es una situación deportiva y extradeportiva que nos causa inquietud. Con tres jugadores están negociando para pagar la cláusula. No tenemos forma de parar eso, pero ninguno se irá por menos de los que estipula la cláusula", insistió el presidente del Celta, que con la marcha de esos tres jugadores se embolsaría 125 millones de euros. "No prevemos muchas bajas. El mercado está a punto de cerrarse. Aparte de esas ofertas mareantes por jugadores claves, podemos citar a alguno que no es titular indiscutible, pero tampoco consideramos que sea el momento adecuado".

lateral y delantero

Para mejorar la plantilla actual, el Celta sigue rastreando el mercado en busca de un lateral izquierdo y un atacante que pueda jugar en distintas posiciones. Estos dos refuerzos se añadirían al del central holandés Wesley Hoed, que debutó el sábado con la celeste. "Estamos buscando un lateral zurdo y una persona de ataque, que pueda ocupar varias posiciones. Esas son nuestras prioridades", indicó Mouriño antes de reconocer que el bético Sergio León es uno de los nombres que barajan para incorporar estos días. "Hay una serie de jugadores a los que les estamos dando seguimiento y hay negociaciones abiertas. Puede estar su nombre [Sergio León] como el de otros diez jugadores. Está en la etapa de consultas y preguntas: si está dispuesto a venir, qué cantidades querría...". Negó el dirigente la posibilidad de incorporar a Denis Suárez, ante la imposibilidad de hacer frente a la ficha del excéltico: "Nuestra máxima estrella no puede compararse con lo que cobra Denis. No podemos traerlo. Podríamos pagar algún traspaso, pero sería una locura en el gallinero. Debemos tener tranquilidad, solucionar esta dificultad con trabajo y esfuerzo, no con dinero. Eso nos condenaría".

emre mor

Abordó Mouriño el problema con Emre Mor, por el que el Celta pagó unos 13 millones de euros y que está apartado del equipo. "Es una operación muy negativa. No podemos negarlo. La valoración definitiva se hará cuando el jugador no esté con nosotros. Yo creo que es difícil que le rescindamos el contrato. Es una inversión nuestra y tenemos la posibilidad de recuperarla. Pero todo tiene un límite".

Mazan, Hjulsager y Cabral

El club anunció ayer la cesión hasta junio de Robert Mazan al Venezia, de la Serie B de Italia. A esta lista de bajas en la plantilla celeste podrían unirse en las próximas horas Andrew Hjulsager y Gustavo Cabral, "que tiene ofertas", aseguró Mouriño en referencia al central argentino, que acaba contrato al concluir esta temporada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook