El último partido de 2018, y el antepenúltimo de la primera vuelta en la máxima categoría femenina del fútbol sala, lleva al Ourense Envialia a tierras catalanas. A las 13.00 horas de hoy, el conjunto entrenado por Gonzalo Iglesias, Morenín, se enfrentará al Penay Esplugues de Llobregat en el Complex Esportiu Municipal Les Moreres, con tres puntos en juego que pueden hacer variar la zona alta de la tabla clasificatoria.

Las anfitrionas ocupan la tercera posición con 28 puntos, tres más que el cuadro ourensano, que viene de encajar su primera derrota liguera, tras 12 encuentros, frente al líder Burela Pescados Rubén. El conjunto albinegro está destacando por su solvencia defensiva, ya que solo ha encajado 16 tantos en este tramo inicial del torneo.

Por otra parte, una representación del Ourense CF y del Ourense Envialia visitó ayer la planta infantil del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense, para transmitir los mejores deseos de salud y cariño a los niños y niñas que permanecen ingresados estos días, apuntan desde la entidad. Jugadoras y jugadores de los primeros equipos compartieron con los pequeños unos cálidos minutos de sonrisas y alegría acompañados en todo momento por responsables de planta y área asistencial.

En lo que respecta a la Segunda División, que también alcanza la 13ª jornada este fin de semana, el líder Bilbo despide el año ante las morracenses del O Fisgón Futsal con la intención de mantener el liderato en solitario del Grupo I, en dura pugna con el segundo, el Valdetires Ferrol que visita la cancha del quinto, el Txantrea de Navarra. Esta jornada descansa el Cidadde de As Burgas, que el pasado fin de semana perdía precisamente ante las bilbaínas a domicilio. El Ourense Envialia B cerrará el curso a domicilio ante el penúltimo, el Santurtzi, en un partido que se jugará mañana domingo en el Pabellón Municipal Mikel Trueba a las 12:15 horas.