Antonio Dacosta, que puntualiza que para él cuenta el partido contra el Arcos en Espiñedo anulado por la retirada de los carballineses, destaca la vitalidad con la que la UD Ourense ha llegado a los 100 partidos: "Viví el inicio de este proyecto en la grada de O Couto y, si miras atrás, creo que nadie podía pensar que un club que hacen los aficionados llegase a conseguir lo que se está consiguiendo, que la gente vaya al fútbol. El movimiento que se ha generado en la ciudad es sinceramente algo muy bonito". A Dacosta se le hicieron duros los primeros pasos, recuerda: "Agosto es una época difícil para encontrar jugadores y pensé que no seríamos capaces de hacer un equipo para competir. Algunos nos dijeron que cómo fichábamos a jugadores que estaban retirados, pero se vio que aportaron mucho. El hecho de que exfutbolistas volvieran a ponerse las botas por este equipo fue algo espectacular y, que volvieran a pisar el Couto, para ellos también fue una experiencia muy bonita". El técnico considera que se ha aprovechado el tiempo: "Lo mejor fue empezar desde cero, ir proyectándose cada año hasta que el equipo llegue a una categoría importante, como la del año que viene, y con perspectivas de estar en Tercera, que es a lo que tiene que aspirar este equipo". En su balance pesa "más lo positivo que lo negativo", que también lo ha habido: "En los buenos y en los malos momentos se conocen a las personas y con alguna que conozco me he llevado una decepción porque pudo aportar más al proyecto".