Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

fútbol

El gol que el Ourense le marcó al Real Madrid en el Bernabéu cumple 40 años

El equipo ourensano fue eliminado pese al tanto del capitán Ordax a pase de Casimiro

Casimiro intenta cortar un avance de Santillana, con Ordax y Pirri en segundo plano. // FdV

Recogen las crónicas que se había llegado al minuto 40 de la segunda parte cuando Ordax, el capitán del Ourense, le marcó un gol al Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Era el partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Generalísimo. Un martes 3 de junio de 1975, apenas 48 horas después de que la visita de los Miguel Ángel, Camacho, Del Bosque, Amancio o Santillana reventara el estadio de O Couto en la ida, resuelta con empate sin goles. Cuarenta años después, Casimiro Pérez recuerda emocionado aquel libre indirecto que sacó en corto para el remate de su compañero, imparable para el portero García Remón, su barrera y la historia.

"El Bernabéu era impresionante. Estábamos acostumbrados a otras cosas y allí había 70.000 personas", recuerda Casimiro. La derrota por 3-1 no es ni mucho menos el peor recuerdo de una temporada que acabaría en descenso a Tercera División. Además de sensaciones imperecederas como el marcaje a Santillana, Casimiro se trajo la camiseta de Benito. No todos tuvieron la misma suerte: "García Blanco se la pidió a Amancio y le dijo, no te la doy, que si no me la descuentan".

El Ourense y su afición disfrutaron de la Copa en los años 70 del pasado siglo. En la campaña 1972-1973 el equipo ourensano superó seis rondas, hasta que el Granada se interpuso en su camino. Dos años después, Deportivo, Barakaldo y Leonesa cayeron ante los ourensanos antes de que tocase en suerte un Real Madrid que haría doblete aquella temporada.

La visita de los blancos al estadio de O Couto fue un acontecimiento. Informa Pedro Gómez en su crónica en Faro de Vigo que el presidente del Ourense, Antonio Docabo, minutos antes de iniciarse el partido, viendo el llenazo y adivinando los millones dejados en taquilla, no dudó en afirmar: "Preferiría permanecer en Segunda División que incluso eliminar al Real Madrid". Y es que el Ourense, que encandiló ante los blancos, apenas pudo reconciliarse con una afición defrauda por el desastre liguero. Incluso acariciaron la victoria, pero le anularon un gol al defensa García Blanco por supuesto fuera de juego.

Cuentan las crónicas que el Ourense fue acogido con una gran ovación por el estadio madridista, y su capitán Ordax, recibió un banderín del Real Madrid por ser la primera vez que el conjunto ourensano jugaba en el Santiago Bernabéu. Y que el ministro secretario general del Movimiento, Fernando Herrero Tejedor, entregó a Amancio la Copa de campeones de Liga. Después, la plantilla madridista en su totalidad, dio la vuelta al campo, junto con el entrenador Miljan Miljanic.

En el campo no hubo tanta deferencia. El primer gol del Real Madrid lo marcó Roberto Martínez de cabeza a los tres minutos, al recibir un centro de Amancio. Dicen que estuvo mal en ese gol el meta Santamaría. A los cinco, Pirri logró el segundo al rematar un córner botado por de nuevo por Amancio. El tercero fue conseguido por el coruñés a los 30 minutos, tras recibir un pase de Santillana y regatear al portero.

Por el Ourense, dirigido por el fallecido Américo Arias, jugaron Santamaría; José Luis, Casimiro, García Blanco, Pablo, Ordax, Saa, Tucho, Pachín, Quirós y Pousada. A los 20 minutos de la segunda parte Saa fue reemplazado por García. "El equipo dejó muy buena impresión. Estábamos para no descender de Segunda y Miljanic se asombró. La verdad es que teníamos buena plantilla, pero cuando coges una dinámica perdedora pasan cosas inexplicables", describe Casimiro rebuscando en su memoria.

Entre sus recuerdos del fútbol y del Ourense, en el que militó desde la temporada 1973-1974 hasta la 1979-1980, los hay "buenos y malos". Era una época de opulencia: "Estaba Antonio Docabo de presidente y había mucho dinero. Nos concentrábamos en Monterrei y se hicieron buenas campañas, aunque también hubo algún descenso". Entre los recuerdos más entrañables están la camaradería: "Nos íbamos los quince a vinos a pasarlo bien".

Compartir el artículo

stats