El primer partido de la Unión Deportiva Ourense en el campo del Miguel Ángel González le puso la piel de gallina a muchos. En el vestuario también porque no esperaban una movilización tan numerosa de aficionados ni su cariño desde el primer domingo donde el equipo logró derrotar con contundencia al Razamonde por 8-0. El segundo partido se juega el domingo a domicilio ante el Peroxa B.

"El partido nos dejó una agradable sensación. Estamos recibiendo muchos apoyos desde la creación de este equipo, aunque la pretemporada ha sido atípica, se compensa con que hay muy buen rollo y muchas ganas de que los resultados salgan", explica Fran Álvarez, mediocentro de la Unión Deportiva Ourense y con que anterioridad militó en los equipos del Ourense, Ponte, Pontevedra, Lemos, Langreo, Lugo, Verín, Arenteiro, Celanova, Barbadás y hace dos años colgó las botas en la Primera Autonómica.

Para el jugador rojillo, a la"primera toma de contacto oficial en la liga no se le pudo sacar más jugo: "Las sensaciones no pudieron ser mejores, en la grada con setecientos aficionados algo que nadie esperaba para presenciar un partido de Tercera Autonómic, y también era importante que los resultados vayan saliendo porque es la manera de enganchar con la gente. Vi mucha ilusión en el equipo y creo que fuimos muy superiores e incluso pudimos conseguir una victoria más abultada"

A Fran, como a otros compañeros, le ha llegado esta misión con el tiempo cumplido. "Después detoda la vida jugando en equipos de superior categoría, hace dos años estaba cansado mentalmente. No tenía seguir pensando jugar, pero me llamó Peluso y me pareció un proyecto interesante", explica.

Ayudaron en el sí quiero que la mayoría de jugadores pertenecen a la Asociación de exjugadores del Club Deportivo Ourense co n la que se pretende mantener enecdida la llama del Ourense. "Tengo muchos conocidos en el equipo. Nos llevamos muy bien, y la verdad es que es proyecto atrayente. Siempre te queda ese sentimiento desde pequeño de haber visto y haber jugado en el equipo de tu ciudad, y claro que fue una cuestión a tener en cuenta para volver, pues no cobramos nada y lo hacemos por el amor al arte".

También parte de los aficionados lo recordan en el centro de O Couto, donde el Ourense estuvo muy presente. " Cuando salimos al campo, era algo que no esperabamos, pues había más gente que algunos campos de Segunda B y tercera División, en los goles y al final del partido se vio esa conexión de la gente con el equipo. La afición denotaba ganas de estar arropando al equipo y un sentimientio que nunca perdieron porque el club puede haberse acabdo, pero el sentimiento sigue muy vivo".

El próximo domingo la Unión Deportiva Ourense afronta el primer partido a domicilio con el Peroxa B, que puede ser la primera reválida fuera de casa: "Creo que tenemos un equipo veterano y con mucha experiencia y que no debíamos tener problemas para sumar la segunda victoria, pero a lo largo de la liga nos vamos a encontrar con muchos campos de tierra".