La carrera por engancharse a la cola del tren de la promoción no admite más demoras. El Ourense debe ganar tras dos empates, para lo que le será indispensable resolver el problema de gol. Ha marcado tres menos que un Caudal que se presenta en O Couto con la tarea de aproximarse a la salvación. La diferencia está atrás, donde los rojillos rinden como un aspirante a todo a pesar de la acumulación de contratiempos que ha dejado a Luisito sin los dos laterales titulares e incluso sin los recambios previstos. El reto es ver puerta para defender con margen de error.

El plan de ataque está sujeto a modificaciones tras la pérdida del segundo lateral con proyección debido a la lesión de rodilla de Yosu. No serán tan habituales las superioridades en banda, el sustento ofensivo de los rojillos, sin retocar el dibujo táctico. Como ya sucedió ante el Noja, el Ourense podría iniciar con una tripleta de centrales en la que apunta de nuevo a la titularidad el canterano Pablo Corzo, dejando todo el carril para los habituales en la orilla del campo, Iker Alegre, Borja Valle o Rubén Arce. Un posicionamiento más clásico incluiría a Campillo en el flanco defensivo, teniendo en cuenta que Álex Fernández estará de regreso a la medular como complemento de Adrián Cruz por la ausencia por sanción de Yebra.

Gustavo Souto y Óscar Martínez optan al puesto más avanzado y de entre Javi Hernández y Noguerol saldrá la elección para completar una delantera que no pasa de la unidad desde el primer partido de la segunda vuelta en Santiago. Todos los síndromes que atormentan al Ourense coinciden en el partido de esta tarde. Los rojillos tienen 90 minutos para aplacarlos con el esfuerzo que nunca escatiman y alguna genialidad en el área que mantenga en pie la esperanza.

El Caudal, verdugo infalible de los ourensanos desde su regreso a Segunda B, se presenta en O Couto con el agua al cuello pero con mayores expectativas de permanencia que hace dos meses. La reacción coincidió con la llegada al banquillo de Álvarez Tomé, que para este viaje ha prescindido de Naya, Abraham, Agudo, Secades y Marchán. Las incógnitas en el once asturiano residen en el lateral izquierdo, al que optan Noel Alonso y Armando Invernón, y al puesto más adelantado, con opciones para el exrojillo Antonio Rojas o el coruñés Iago Beceiro.