Fútbol | Segunda Autonómica

El Domaio, a 90 minutos del ascenso

El conjunto de Saúl Borrego necesita solo un punto ante el Sanxenxo para subir

Un partido anterior del Domaio en A Granxa ante el Romay.

Un partido anterior del Domaio en A Granxa ante el Romay. / Santos Álvarez

90 minutos. Esto es lo que separa al Domaio de subir a la Primera Autonómica en lo que supondría su segundo ascenso consecutivo en dos años. El conjunto que dirige Saúl Borrego tiene en sus manos hacer historia en la última jornada del campeonato liguero, en la que se enfrenta al Sanxenxo, otro de los equipos que pugna por estar en una de las cinco primeras plazas de la categoría.

“Cuando empezó la temporada y vi el calendario pensé que a ver si nos íbamos a tener que jugar algo con el Sanxenxo en la última jornada... Al menos es en casa”, señala el preparador del cuadro moañés, que admite que el objetivo de esta campaña para sus adentros era precisamente el ascenso. “Soy muy exigente conmigo mismo y esa era la meta, aunque de cara al vestuario el mensaje era otro”, afirma. Ahora está muy cerca de lograrlo. De las cinco plazas para jugar la próxima temporada en Primera Autonómica dos ya están concedidas, con Marcón Atlético (72 puntos) y Soutomaior (67) como inquilinos. Para las tres restantes hay cuatro candidatos: Domaio (63), Sanxenxo (62), Marín (62) y Unión Dena (61).

La lógica apunta a que todo se decidirá en el campo de A Granxa, toda vez que Marín y Dena tienen compromisos a priori bastante sencillos. Los primeros reciben al Campañó, mientras que los segundos visitan al Cesantes. En ambos casos, sus rivales están descendidos matemáticamente. “Nuestra ventaja es que nos vale con un empate”, subraya Borrego. El Sanxenxo, en cambio, tendrá que ir a por la victoria. Eso no supondrá, señala el técnico, ver un Domaio reservón. “No vamos a ser conservadores e iremos a ganar el partido”, recalca.

Siete triunfos y un empate consecutivos

Lo cierto es que el Domaio llegará a este duelo en un buen momento de juego y resultados, después de haber encadenado siete victorias y un empate en los últimos ocho encuentros. No está muy lejos de los nueve triunfos y una igualada que encadenó entre diciembre y febrero. Entre medias, dos derrotas, justo ante los dos primeros clasificados de la categoría.

Los últimos partidos han sido complicados, porque hemos estado jugando contra equipos que luchaban por evitar el descenso o que querían meterse en la pelea por subir, como el Zacande”, razona. “Todo el mundo se está jugando algo, y también la temporada comienza a hacerse larga, con jugadores acumulando muchos minutos... Aún así hemos seguido compitiendo y ganando”, dice.

Trabajo y confianza

El Domaio tiene en sus manos algo tan atípico como subir dos años seguidos. “Cuando llegué no fue fácil, porque quería hacer una limpieza total, una nueva propuesta. Salió bien y este año volvimos a hacer otra remodelación en esta categoría. El trabajo y la confianza es lo que nos ha llevado hasta aquí”, asegura.

La preparación de la semana no difiere de las anteriores en lo puramente futbolístico. “En una semana no vamos a cambiar nada, está claro”, admite Saúl Borrego. Pero sí en lo anímico. “Trabajamos en las sensaciones, que sean conscientes de lo que nos estamos jugando. Es un último partido, el campo se llenará, van a estar nerviosos, y hay que saber gestionarlo”, sentencia.

Suscríbete para seguir leyendo