Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balonmano - Campeonato de Europa junior

Nacho Moyano se corona con los junior de oro

El entrenador del Cangas, ayudante de Rodrigo Reñones,gana el europeo

Nacho Moyano, a la derecha, celebra con la selección el título europeo logrado en Portugal. | // RFEBM

Nacho Moyano compagina su trabajo como entrenador del Frigoríficos del Morrazo con el de segundo técnico de la selección española junior, junto a Rodrigo Reñones. Este fin de semana el combinado nacional viene de conseguir el título en el Campeonato de Europa celebrado en Portugal. Un éxito del que ha sido partícipe Moyano, que es uno de los mejores técnicos nacionales en el trabajo con la cantera y jóvenes talentos.

La selección española junior acaba de proclamarse por tercera vez en su historia como campeona de Europa, un título conseguido en Portugal y con una importante contribución desde Cangas. El técnico del Frigoríficos del Morrazo, Nacho Moyano, es el segundo entrenador del equipo dirigido por Rodrigo Reñones y, antes de tomarse una semana de merecidas vacaciones, celebraba el triunfo con esta generación llena de talento. “Este título es todo un exitazo para el balonmano español y para el actual proyecto que se impulsa desde la federación”, valoraba ayer mientras regresaba desde Portugal.

España logró el título precisamente ante el conjunto anfitrión, 35-37. Portugal fue también el único combinado que fue capaz de tumbar a Los Hispanos junior en este campeonato, en un partido de la primera fase (25-22) que “nos sirvió como piedra de toque”, reconoce Nacho Moyano. Los integrantes de esta selección llegaban a esta cita con claras aspiraciones de pelear por el título y las medallas, con un equipo competitivo y bien trabajado. “Antes de esa derrota en la primera fase llevábamos mucho tiempo sin perder y fue una especie de toque de atención. Sabíamos que si hacíamos las cosas bien nos volveríamos a encontrar con Portugal y así fue”, relata Nacho Moyano.

Nacho Moyano y el jugador del Cisne Carlos Álvarez. | // FDV

La derrota ante la selección vecina llegó después de abrir el europeo con sendos triunfos ante Noruega y Polonia. “Después de Portugal nos medimos a Hungría y Dinamarca e hicimos nuestro mejor balonmano”, destaca el técnico del Cangas. Luego llegó la semifinal contra Serbia, en la que Los Hispanos fueron muy superiores en el primer tiempo y sufrieron un poco más en el segundo.

Así, España y Portugal volvieron a verse las caras en la final, que se decantó gracias a una de las características que destaca Nacho Moyano de Los Hispanos. “Claro que se puede hablar a nivel individual de jugadores, pero creo que este ha sido el triunfo del equipo. Fuimos la selección que más minutos repartió entre todos sus integrantes y todos han sido protagonistas”, subraya el entrenador del Frigoríficos del Morrazo.

Esa fue precisamente una de las claves contra en el partido decisivo del domingo contra Portugal. “La final pudo caer de cualquier lado de lado. Nosotros teníamos más rotaciones y más jugadores, quizás no tan determinantes como los suyos, pero que sí nos permitían hacer más cambios. Eso nos permitió llegar vivos y más frescos al tramo final y en los últimos quince minutos fuimos superiores”, resume Moyano. Ese trabajo coral también permitió que dos integrantes de la selección fuesen elegido en el siete ideal del torneo: el pivote Javier Rodríguez Moreno y el extremo derecho Antonio Martínez.

Nacho Moyano celebra el título junto a su familia en el pabellón. RFEBM

Para el técnico del Cangas hay una figura clave en este éxito, además de los propios jugadores y su trabajo diario en los clubes. Se trata del seleccionador absoluto: Jordi Ribera. Desde su llegada se implantó una misma filosofía de trabajo y de juego en todas las categorías de Los Hispanos. “Nos hizo entender que el trabajo que se estaba haciendo era muy bueno, pero con el tiempo que se tiene para trabajar en una selección nacional, que no es mucho, era importante tener unas líneas y un modelo común, más allá de variantes específicas en función de los jugadores y los partidos”, explica.

Esas líneas maestras se resumen básicamente en la intensidad defensiva y en la salida al contragolpe y el éxito de la apuesta es evidente. El oro conseguido el domingo llega con la primera generación de jugadores que se formó íntegramente con esta filosofía de trabajo en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Granada. Un resultado que además augura la posibilidad de nuevos éxitos en el futuro, a medida que estos deportistas vayan asomando la cabeza al combinado absoluto.

Nacho Moyano no es el único representante del balonmano gallego en este éxito de Los Hispanos junior. En la plantilla que se alzó con el Campeonato de Europa está el extremo derecho Carlos Álvarez, del Balonmano Cisne.

Una vez concluido el Campeonato de Europa junior el próximo objetivo de Nacho Moyano es la vuelta al trabajo con el Frigoríficos del Morrazo para preparar la temporada 2022/23. Primero se tomará una semana de vacaciones y a partir del lunes 25 de julio comenzará el trabajo con la plantilla en O Gatañal.

Compartir el artículo

stats